Beneficios de los filtros Hepa y de carbón en los purificadores de aire

Beneficios de los filtros Hepa y de carbón en los purificadores de aire

Los filtros Hepa y el carbón activo son dos elementos fundamentales en todo purificador de aire de calidad.

Aunque contar con ellos no es suficiente para lograr un aire de calidad desde un punto de vista integral, lo cierto es que resultan imprescindibles si queremos conseguirlo.

En este artículo vamos a repasar tanto los beneficios de los filtros Hepa y del carbón activo, como la importancia de contar con equipos de alta eficiencia en desinfección ambiental que los incluyan, entre otras tecnologías.

La alta eficiencia de los filtros Hepa

Desde que comenzaron a comercializarse los filtros Hepa (High EfficiencyParticleArresting) como tecnología incorporada a los purificadores de aire, hace alrededor de una década, el salto de calidad en la consecución de resultados hace impensable renunciar a ellos. Así es, si realmente buscamos una inmejorable purificación ambiental.

Eso sí, tengamos en cuenta que su actuación es de tipo mecánico, es decir, basada en la captura de partículas contaminantes, que quedan atrapadas en los filtros, por lo que hemos de complementarlos con otras tecnologías.

Los beneficios que nos brindan los filtros Hepa solo se explican conociendo la tecnología punta que hay detrás. Básicamente, podemos afirmar que están fabricados con fibra de vidrio y diseñados para atrapar las partículas más pequeñas.

Como es bien sabido, las partículas de tamaño ínfimo, es decir, aquellas que son imperceptibles a simple vista, resultan especialmente perjudiciales para la salud. Esto es así por dos razones principales: su facilidad para respirarlas como por el hecho de que pueden introducirse en nuestro riego sanguíneo y provocar trastornos y patologías de distinta gravedad.

Una vez llegan a los pulmones, el riego sanguíneo de los mismos las distribuye por nuestro organismo. Por el contrario, si contamos con filtros Hepa evitaremos que ocurra en un altísimo porcentaje, que rondará el ciento por ciento.

Asímismo, los beneficios que nos proporcionan estos filtros abarcan también los problemas alergénicos. Puesto que retienen partículas potencialmente perjudiciales para la salud, tanto compuestos orgánicos como inorgánicos, de igual manera éstas pueden provocar alergias.

Al retener también partículas capaces de desencadenar reacciones alérgicas, como ácaros del polvo, pelos de mascotas o polen, pongamos por caso, lograremos una protección frente a ello.

Los filtros Hepa y el carbón activo actúan sin dejar residuos ni ocasionar efectos secundarios negativos de ningún tipo.

Los filtros de carbón: olores y contaminación a raya

Los filtros Hepa y el carbón activo forman un binomio de éxito que no puede faltar en los purificadores que elijamos para nuestro hogar. Son dos básicos que la tecnología de vanguardia ha puesto a nuestro alcance desde hace ya unos años, por lo que renunciar a ellos una vez se han popularizado de forma importante no tendría sentido.

El poder desodorizante del filtro de carbón complementa la eficiente actuación de filtrado de partículas del filtro Hepa, convirtiéndose ambos en imprescindibles de la purificación ambiental. Así las cosas, sus efectos beneficiosos derivan de su efectividad a la hora de absorber contaminación y malos olores.

Centrándonos en los usos y beneficios del carbón activo, es obligado destacar su versatilidad, una multifuncionalidad que lo convierte en un filtro idóneo para mejorar la calidad ambiental del hogar de forma saludable. No se trata, en realidad, de un nuevo hallazgo, sino de unas propiedades cuyas ventajas ya conocían los antiguos.

De ahí su popularidad y distintos usos, si bien aquí nos centraremos en sus excelentes resultados en la limpieza ambiental de interiores. Por un lado, hemos de saber que su materia prima es natural, pero adopta la forma de filtro para absorber la contaminación atmosférica, incluyendo los malos olores.

El resultado será una descontaminación ambiental saludable y respetuosa con el ambiente, ya que además la materia prima es biodegradable, ya provenga de materiales naturales con gran capacidad de absorción, como la madera, la cáscara de coco o, por ejemplo, de nuez.

El tratamiento al que se le somete permite una absorción importante, cuya eficiencia abarca incluso gases, además de partículas tóxicas orgánicas (patógenos, alérgenos, etc.) o inorgánicas. Sus micro poros dotan a este material de un increíble poder de absorción, con lo que contaremos con una tecnología de fácil mantenimiento, además de resultar asequible.

Otras tecnologías de purificación ambiental

En ambos casos, tanto los filtros Hepa como el carbón activo actúan sin dejar residuos ni ocasionar efectos secundarios negativos de ningún tipo. Y lo mismo cabe decir de las tecnologías que acompañan a estos dos filtros de alta eficiencia en los equipos purificadores de última generación.

Disponer de uno de estos equipos significa poder aplicar tecnologías especializadas en desinfección ambiental que actualmente no tienen parangón para su uso en el hogar, de forma totalmente inocua.

Frente a otras soluciones que o bien se quedan cortas o contaminan la atmósfera con productos químicos, sin alcanzar tampoco los resultados de estos dispositivos, los modernos purificadores de aire nos ponen en bandeja la obtención de un aire de calidad que responda a nuestras necesidades, tanto las puntuales como las cotidianas, pudiendo realizar tratamientos de forma regular y automatizada o manualmente, o bien aplicarlos puntualmente, eligiendo si lo deseamos qué tecnologías utilizar.

Así pues, tanto los filtros Hepa o los filtros de carbón pueden utilizarse puntualmente, para así realizar tratamientos con una o ambas tecnologías, o bien junto con cualquiera de las demás, entre otras la tecnología del ozono, la ionización, los rayos ultravioleta o, por ejemplo, otros filtros como el filtro catalítico o aquellos que efectúan un prefiltrado.

Los modernos purificadores de aire, en suma, son sinónimo de un ambiente confortable, en el que da gusto respirar. Un resultado del que son responsables, en buena medida, los filtros Hepa y de carbón activo, además de las tecnologías apuntadas.

Su conjunto nos brinda un aire de calidad de forma definitiva gracias a tratamientos regulares aplicados en función de nuestras necesidades en cada momento, siempre cómodamente, pues son aparatos diseñados para hacernos la vida fácil.

Conocer sus propiedades y beneficios es clave para así poder exigir su inclusión a la hora de elegir el purificador de aire idóneo. Igualmente, ese conocimiento nos será de gran utilidad para luego sacarle el mayor partido en el día a día.

Os dejamos un video en el que vemos cómo funcionan los filtros de los purificadores de aire:

Imagen de previsualización de YouTube

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *