Beneficios de los filtros Hepa y de carbón en los purificadores de aire

Purificador de aire para combatir alergias

Remedios contra la alergia

El aire polucionado, es decir, toda atmósfera interior que represente algún tipo de peligro para la salud, resulta susceptible de propiciar reacciones alérgicas. Lo ideal es conseguir un purificador de aire para combatir alergias.

Su aparición suele estar relacionada con el polen, el polvo, productos químicos, ácaros, pelos de mascotas, el humo del tabaco y un largo etcétera de partículas nocivas que se encuentran suspendidas en el aire.

Es al inhalarlas o simplemente al entrar en contacto con ellas cuando el organismo reacciona de forma reactiva. Por un lado, lo hace con tos, estornudos y problemas respiratorios que pueden llegar a provocar cuadros asmáticos de distinta gravedad.

Por otro, el simple contacto con la piel y mucosas también ocasiona síntomas muy molestos, principalmente lagrimeo, goteo nasal, picor en la piel, ojos, nariz y garganta.

Prevenir un doble riesgo

Aunque no siempre son partículas dañinas, -hablamos, por ejemplo, del polen o del polvo doméstico-, el simple hecho de que puedan provocar reacciones alérgicas hace que tengamos que considerarlas perjudiciales y necesitemos minimizarlas.

Por el contrario, algunas de esas partículas alergénicas sí representan un serio peligro para la salud. Al inhalarlas llegan hasta los pulmones, donde pueden introducirse en el sistema circulatorio y suponer un peligro para nuestra salud que, con el tiempo, derive en enfermedades de distinta gravedad.

Por lo tanto, el problema de la polución ambiental va más allá de las reacciones alérgicas, y afecta a toda la familia, independientemente de su reacción ante los alérgenos. ¿La solución? Afortunadamente, la misma en ambos casos: purificar el aire de forma eficaz para lograr un hábitat saludable que resulte preventivo.

Objetivo: un ambiente saludable

En efecto, los ambientes interiores que no son todo lo saludables que debieran representan un importante riesgo, en especial para aquellas personas que tienen problemas de alergia, niños, ancianos, enfermos y convalecientes.

¿Pero, qué entendemos por un aire saludable? Simplemente, un aire limpio, libre de polución y de partículas alergénicas, cuya presencia es mucho más habitual de lo que pudieran pensar quienes no sufren reacciones alérgicas.

purificador de aireDe hecho, a la hora de sufrirlas, más que una mayor o menor salubridad, lo decisivo será la existencia de partículas alergénicas, que pueden desencadenar episodios alérgicos de distinta gravedad en función de la susceptibilidad de las personas.

Es más, del mismo modo que una persona que no se considera alérgica puede sufrir reacciones alérgicas en el momento menos pensado, también un alérgico es susceptible de manifestar reacciones de distinta gravedad de la forma más inesperada.

Son muchos los factores que podrían explicarlo, y en numerosas ocasiones ni siquiera la ciencia sabe hacerlo. Sin embargo, no cabe duda de que un aire más limpio reduce de forma significativa las posibilidades de que éstas se desencadenen.

No en vano, en el entorno doméstico o laboral, entre otros espacios interiores, es común encontrar un sinfín de agentes contaminantes. ¿Pero, cómo acabar con ellos? ¿Realmente existe algún método para purificar el aire de nuestro hogar o lugar de trabajo de forma accesible y eficaz? Afortunadamente, la respuesta es positiva.

Utilizando los purificadores de aire de última generación podemos lograrlo con una gran eficiencia. En el mercado encontraremos aparatos de uso doméstico idóneos para lograr un aire limpio e higienizado que minimice las alergias y prevenga problemas de salud.

¿Por qué un purificador de aire?

Los modernos purificadores de aire son dispositivos que funcionan a partir de una suma de tecnologías especializadas en su tratamiento. Sus resultados son óptimos precisamente gracias a esta actuación múltiple que también está diseñada para programarse de forma selectiva.

Si nuestro problema son las alergias, los purificadores nos brindan la posibilidad de acabar con ellas en muchos casos o, en los más difíciles, igualmente serán de gran ayuda para reducir su incidencia con efectividad.

Gracias a la profunda higienización de la atmósfera también es eficaz en la prevención de contagios y, del mismo modo, agiliza la recuperación de personas convalecientes.

Por otra parte, constituyen la mejor opción para conseguir un aire interior de calidad, prácticamente a la carta, que convertirá nuestro hábitat doméstico o de trabajo en un lugar sano y confortable, en el que dará gusto respirar.

Funcionamiento y eficiencia

El funcionamiento de estos equipos de tratamiento de aire interior llevan a cabo una filtración de alta eficacia que purifica el aire liberándolo de todo tipo de partículas nocivas o simplemente molestas.

La filtración se realiza durante el tratamiento mediante la actuación de distintos filtros de alta eficiencia y sistemas de desinfección como el ozono, los rayos ultravioleta y la ionización. Todas ellas tecnologías que realizan un trabajo conjunto para el logro de los mejores resultados.

Cómo evitar alergias en el hogar con un purificador de aireLos diferentes filtrados se realizan a través de filtros de distinta clase, entre ellos un pre filtro, un filtro Hepa, filtro de carbón activado, un filtro esterilizador de titanio, e intercaladamente se aplica el ozono, los rayos UV y la emisión de iones.

El funcionamiento de los purificadores de aire para uso doméstico o en entornos laborales es sencillo. No en vano, son aparatos diseñados para un uso automatizado.

Su programación inteligente se traduce en un funcionamiento automatizado, que se activa según lo previsto o, en caso de tener que actuar con tratamientos puntuales, permite su uso manual.

De este modo, el purificador se revela como un equipo capaz de mantener la atmósfera en un estado óptimo. Su pureza, por lo tanto, será posible gracias a esta actuación automatizada y/o manual, sobre todo con el fin de poder hacer frente a situaciones que requieran tratamientos intensivos.

Los distintos niveles de actuación nos será de gran ayuda, por ejemplo, si hemos abierto una ventana y han entrado partículas de polen en la estancia, para hacer un tratamiento intensivo en una habitación en la que haya polvo o mascotas o, pongamos por caso, con el fin de purificar una atmósfera cargada, con humo y olor a tabaco.

Las prestaciones de los modernos purificadores de aire, en definitiva, son aparatos de diseño compacto, alto rendimiento y máxima eficiencia energética, que requieren un mantenimiento mínimo.

Sus características consiguen el objetivo perseguido: mantener una calidad del aire de forma continua, un requisito esencial para las personas alérgicas que también resulta fundamental para la salud de toda la familia.

El resultado es un aire limpio en profundidad, sin dejar residuos de ningún tipo, desodorizado e higienizado. Por un lado, acabamos con la práctica totalidad de virus, bacterias, hongos, mohos, esporas y partículas químicas que suponen un riesgo para la salud.

Igualmente, como hemos visto, la higienización incluye la desodorización y una eliminación también casi completa de compuestos alergénicos. Por lo tanto, no es necesario el uso de ambientadores ni otros productos de base química, a menudo desencadenantes de alergias.

Es más, si queremos evitar los productos de limpieza convencionales para evitar alergias, tenemos la opción de usar el agua ozonizada, desodorizadora y con un gran poder desinfectante, ideal para complementar la actuación de los purificadores de aire.

Del mismo modo que el purificador de aire nos ayuda a hacer de nuestro hogar o lugar de trabajo un espacio sano y confortable, tiene una gran eficacia para prevenir las alergias. No en vano, elimina polen ácaros, polvo, microorganismos, humo, olores y, en fin, compuestos orgánicos e inorgánicos alergénicos que, en muchos casos, también son perjudiciales para nuestra salud.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *