Ozono en agricultura. Múltiples usos

Los beneficios para el cultivo del riego con ozono en agricultura

Desde hace décadas, la agricultura está orientada a la producción intensiva de alimentos. La falta de recursos naturales, como el agua y el suelo, así como la exigencia aparejada a la superpoblación mundial han obligado a recurrir a soluciones sintéticas para el abono y la fertilización o el ozono en agricultura.

Como es bien sabido, son opciones no exentas de peligrosidad. Muy al contrario, se trata de un riesgo importante, advertido por numerosas investigaciones. Como resultado de ello, la tendencia de la actividad agrícola en el ámbito mundial es de reducir la dependencia de químicos sintetizados.

A su vez, se busca minimizar el uso de suelo sin renunciar a una productividad máxima. Un doble desafío que exige respuestas realmente eficaces. En este sentido, la tecnología del ozono se revela como una opción sin competencia, puesto que se trata de una alternativa a los pesticidas y fertilizantes respetuosa con el entorno y la salud de las personas.

El ozono también es una opción idónea para hacer más eficiente la producción sin el uso de agroquímicos, actuando como elemento a favor para conseguir una reducción de las áreas dedicadas a la agricultura.

eliminar nematodos con ozono agricola

Alternativa a los agrotóxicos en el riego de cultivo

Afirmar que el uso de químicos en la agricultura es peligroso para la salud de los mismos agricultores, de los consumidores o, por supuesto, del medio ambiente es aludir de forma general a una casuística muy variada.

Dentro de las prácticas agrícolas a la hora de fumigar el suelo, fertilizar, prevenir o combatir las plagas, se recurre muy habitualmente a formulaciones de composición quimica de alta toxididad.

Sus riesgos, en efecto, derivan de la composición química, lo cual representa un peligro para la salud de las personas y el medio ambiente. Entre otros muchos posibles ejemplos, el bromuro de metilo nos ilustra sobre la gran utilidad del ozono en la agricultura como posible alternativa, inocua, de fácil aplicación y a bajo costo.

Al igual que hacía este popular fumigante, prohibido desde 2015 en todo el mundo por su toxicidad y daño ambiental, el ozono es capaz de realizar una desinfección de máxima eficacia, con la gran ventaja de no  tener efectos secundarios indeseados.

Imagen de previsualización de YouTube

Por contra, los tratamienos de ozono nos brindan efectos beneficiosos. A diferencia de estos insecticidas químicos,  su eficacia abarca otras muchas ventajas. Por ejemplo, cuando el bromuro de metilo u otros desinfectantes, como las fosfinas y fungistatos se utilizan sobre el suelo también alcanza a partes útiles de las plantas, afectándolas de forma peligrosa.

Igualmente, el suelo se contamina. Por contra, lo evitaremos ya sea practicando la agricultura ecológica o utilizando bioinsecticidas a partir del ozono, una innovadora solución que demuestra el potencial de este gas natural por su eficacia y beneficios ambientales que también se traducen en una mayor productividad y calidad de la cosecha.

De hecho, el ozono es una excelente alternativa al uso de plaguicidas y fungicidas en el almacenamiento de alimentos o para la desinfección de lugares de almacenaje, como locales, neveras, camiones, barcos o aviones. De nuevo, frente a las soluciones químicas implica un menor coste y se obtiene un poder desinfectante más de 3 mil veces superior al de las lejías.

No en vano, el ozono es el desinfectante natural más potente que existe y resulta inocuo cuando se aplica en cantidades mínimas, que sin embargo son suficientes para actuar con eficacia.   

Por seguir con el ejemplo, en algunos países, como los Estados Unidos, se prohibe la importación de productos almacenados con este tipo de químicos. El uso del ozono, sin embargo, es idóneo para cumplir con las normas higiénico sanitarias más exigentes, prolongar su durabilidad y ofrecer un producto de máxima calidad.

El agua de riego ozonizada (mediante goteo, pulverización u otros sistemas) es otra de las maneras de encontrar una gran alternativa a los fertilizantes y pesticidas que se aplican de forma sistémica. Numerosos estudios y un sinfín de experiencias reales nos permiten afirmar que diluir el ozono en el agua de riego aporta enormas ventajas.

Por un lado, las aguas polucionadas pueden convertirse en aptas para el riego. Los generadores de ozono instalados in situ funcionan automáticamente para que el riego se realice según programemos.

El resultado será un agua salubre, con lo que podremos aprovechar las aguas residuales o agua que no cumpla con los requisitos mínimos para el riego. El ozono las libera de olores, gérmenes y contaminación de todo tipo, por lo que la cosecha será perfectamente comercializable y, lógicamente, el consumo no entrañará riesgo alguno.

Es más, el agua ozonizada favorecerá el rendimiento de las cosechas, propiciando un crecimiento vigoroso, ayuando a su vez a prevenir enfermedades, ya sean posibles contagios o producidas por la debilidad de la planta.

Tras la recogida de la cosecha, el ozono también es de gran utilidad para su limpieza con agua (por simple higiene o para su preparación en industrias alimentarias) o, por ejemplo, para la higienización del lugar donde va a conservarse y/o trasladarse.

eliminar nematodos con ozono agricola¿Cómo actúa el ozono en el sector agrícola?

La actuación del ozono en la agricultura es amigable con el medio ambiente,  permite aumentar la cosecha, prolongar su frescura y mejorar su almacenamiento. Para ello, actúa mediante oxidación, bien disuelto en aire o en agua, y se aplica de forma automatizada mediante el uso de eficientes generadores de ozono.

Puesto que la ozonización resulta muy  útil para los distintos tipos de agricultura, desde la convencional hasta la orgánica, hidropónica o, por ejemplo, para su uso en viveros o invernaderos generarlo implica adaptarse a las distintas necesidades.

Gracias a la versatilidad del ozono es posible sacar el máximo partido al ozono en todo tipo de situaciones y circunstancias. Su uso más común se centra en el agua de riego, así como en la desinfección de alimentos, superficies y ambientes interiores, como almacenes o cámaras de refrigeración.

Ventajas del ozono en el riego del cultivo

Los tratamientos con ozono proporcionan un sinfín de ventajas en el sector agrícola, sin apenas inconvenientes más allá de realizar una pequeña inversión en un generador que pronto amortizaremos.

Como hemos apuntado, la aplicación del ozono es asequible y beneficiosa para la salud del agricultor y todos los recursos humanos que intervienen directamente en su cultivo, manipulación y transporte, sin olvidar al consumidor, su destinatario.

Por lo tanto, conseguimos ventajas desde el campo hasta el plato, es decir, a lo largo de toda la cadena alimentaria. Desde la misma semilla el ozono puede ayudarnos a conseguir excelentes resultados, facilitando una vigorosa germinación y rápido desarrollo, al tiempo que reducimos el tiempo de barbecho.

Evitamos o minimizamos el uso de agrotóxicos, pues el ozono no deja residuos, y eso supone más salud: un gran paso adelante en el respeto ambiental, la mejora de las condiciones de trabajo, más cosecha y un producto de mayor calidad.

Además de estas ventajas, prolongamos el ciclo de vida de los productos, reduciendo el impacto ambiental de diferentes modos. Ahorramos agua mediante el uso de aguas residuales tratadas, no polucionamos y reducimos la pérdida de alimentos en el campo y en el periodo post cosecha.

También se consiguen menos pérdidas en la conservación, un aspecto de especial relevancia para tener éxito con las exportaciones. Dependiendo del tipo de fruta o verdura de que se trate se realizarán tratamientos adaptados a sus características y necesidades para optimizar su frescura. Incluso podremos retrasar su maduración de forma significativa para conseguir prácticamente un ritmo de maduración a la carta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *