Cuidado al mudarte de casa: los gérmenes podrían acompañarte

Eliminar agentes infecciosos con un ozonizador

La tecnología del ozono es idónea para acabar con microorganismos presentes en el agua, superficies y atmósferas. Afortunadamente, su aplicación en el ámbito doméstico se realiza de un modo sencillo gracias a equipos diseñados de forma específica para su uso doméstico.

Considerando las infecciones como la consecuencia de la proliferación de gérmenes y de otros agentes patógenos capaces de producir infecciones o enfermedades infecciosas, el poder desinfectante del ozono resulta de gran ayuda para su eliminación.

Puesto que los agentes infecciosos se encuentran en el medio ambiente en forma de bacterias, virus, parásitos, nemátodos, hongos o viroides, entre otros, la higiene en profundidad del mismo es condición necesaria para controlarlos.

En concreto, será necesario atacar todos los frentes para lograr los mejores resultados, ya sea mediante agua ozonizada o aire ozonizado para el tratamiento del aire, del agua  o de superficies. O, si conocemos el foco de infección, dirigiremos nuestros esfuerzos directamente a éste.

Bastará con aplicar el ozono durante unos minutos para llevar a cabo un tratamiento completo, ya sea sumergiendo objetos en agua ozonizada o lavando con bayetas humedecidas o pasando el mocho, pongamos por caso.

La ozonización del aire también resulta muy efectiva para acabar con agentes infecciosos a través de tratamientos regulares, que se efectúan de forma automatizada, con especial interés en aquellas atmósferas críticas, como cuartos de baño, paredes donde haya humedades, mohos u otros focos de infección.

Por otro lado, la ozonización del agua permite mejorar la calidad del agua potable o de aguas recicladas y estancadas, incluyendo el agua de acuarios, estanques, fuentes y piscinas.

Un ozonizador también combate los agentes químicos y alérgenos, además de los malos olores, con lo que su aplicación logra una desinfección integral sin competencia en el entorno doméstico, ya que para mayor ventaja sus equipos realizan los tratamientos de forma eficiente y totalmente inocua para la salud y el medio ambiente.

Por lo tanto, el uso del ozono en el hogar nos permite mantener el hábitat higienizado, sin malos olores, prácticamente libre de agentes infecciosos, brindándonos también la posibilidad de higienizar alimentos, el agua potable, tejidos, ropa, mascotas y nuestro propio cuerpo mediante la higiene con agua ozonizada e incluso a través de la ozonoterapia. El resultado será un entorno limpio, que proporciona confort e higiene en profundidad de un modo rápido y sencillo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *