Lavado de alimentos con ozono

Ozono para la desinfección de frutas

La tecnología del ozono hace un gran papel en la desinfección de frutas de todo tipo, y ello supone no sólo el cumplimiento de las normas higiénico-sanitarias, sino una garantía de la prolongación de su frescura y, en suma, una calidad superior de la mercancía.

Gracias al proceso de ozonólisis que se desencadena con el uso de los generadores en atmósferas o en el agua para lavar las piezas obtenemos unos resultados idóneos que se adaptan a las distintas necesidades, bien sea para uso a nivel industrial, para su almacenaje en puntos de venta o, por ejemplo, en el sector Horeca.

La desinfección de las frutas, en efecto, prolonga su frescura de forma significativa. Bastará con la inyección de unas dosis mínimas de ozono en el aire para conseguir una atmósfera higienizada, perfecta para su conservación, libre de virus, bacterias y demás polución orgánica o inorgánica que puedan contaminarlas  echarlas a perder e incluso provocar infecciones.

Por otro lado, lavar las frutas con agua ozonizada logra una desinfección completa totalmente inocua para la salud y el medio ambiente, con una eficacia entre 300 y 3000 veces superior a la de la lejía.

Con la contrapartida, además, de no dejar residuos de ningún tipo,  pues el lavado con agua tratada con ozono deja la fruta lista para su consumo o para utilizarse directamente en cadenas de procesado para hacer repostería, fabricar conservas, como frutas en lata o, por ejemplo,mermeladas.

También supone una higienización completa que permite su empaquetado o envasado o resulta idónea para su uso en restaurantes. Gracias a la tremenda versatilidad del ozono, la desinfección de frutas adopta un sinfín de formas y brinda oportunidades únicas para su limpieza sin alterar sus características organolépticas lo más mínimo.

Muy al contrario, al acabar con  patógenos, restos de pesticidas  y suciedades en general consigue que la fruta vea potenciado su aroma y sabor. Su contundencia con los gérmenes y restos químicos adheridos a su superficie contrasta con su total inocuidad con respecto al producto. De este modo, ganaremos en calidad al tiempo que erradicaremos toda sustancia perjudicial para la salud de forma rápida, sencilla y definitiva.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *