Potabilización de Agua

Ozonización del agua

La ozonización del agua consiste en un proceso totalmente inocuo para la salud y el medio ambiente que, por contra, resulta muy agresivo con las impurezas que elimina del mismo agua para su purificación o para el lavado de superficies.

Su actuación se realiza a través de equipos electrónicos de última generación que adoptan la forma de distintos generadores de ozono diseñados a la medida de los más variados usos profesionales o industriales.

La tecnología del ozono, de esta manera, se revela como una solución polifacética que consigue solventar con sencillez problemas de desinfección, control de olores e higiene en general del mismo agua o de las superficies tratadas con ella.

A diferencia de la inyección de ozono en el aire, la ozonización del agua permite hacer un uso intensivo para el lavado de alimentos, objetos, instalaciones de espacios de trabajo a nivel industrial o profesional, sin necesidad de utilizar nocivos limpiadores químicos.

En muchas ocasiones complementaremos la ozonización del aire con un lavado con agua ozonizada allí donde convenga, pues basta un simple lavado para acabar con agentes patógenos y  con elementos perjudiciales para la salud. Igualmentes, será de gran utilidad para mejorar la calidad del producto o, pongamos por caso,para el equilibrio atmosférico, un requisito fundamental en el caso de salas blancas o, por ejemplo, en entornos sanitarios.

En el entorno profesional la ozonización del agua resulta de gran ayuda para empresas de limpieza, para aplicaciones cosméticas en salones de belleza, para el lavado de ropa o vajilla en hoteles, restaurantes o lavanderías industriales.

Además, la desodorización y purificación de aguas estancadas evita enfermedades que proliferan en entornos húmedos, como la legionella, cuya prevención lograremos simplemente al ozonizar el aguas estancadas, como las almacenadas en depósitos, estanques, fuentes, acuarios, piscinas, spas, balnearios.

Por último, la ozonización del agua permite purificarla a la medida de las necesidades, con una exactitud rigurosa. Su tratamiento se lleva a cabo tanto con el fin de mejorar su calidad en procesos de plantas potabilizadoras o en entornos industriales y profesionales como para la limpieza de aguas residuales o utilizadas en redes internas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *