Beneficios de Agua en la Salud

UTILIZACIÓN DEL OZONO PARA LA REMEDIACIÓN DE AGUAS SUBTERRÁNEAS

INTERÉS CIENTÍFICO
Con el aumento de la población mundial se produce una mayor demanda de agua y alimentos pero también el que seamos cada vez más en este planeta trae consigo un aumento de la contaminación de los recursos disponibles. El agua utilizada por el hombre con fines domésticos, industriales y agrícolas vuelve a los cauces de los ríos, los lagos y aguas subterráneas con una carga de contaminantes físicos, químicos y biológicos en una cantidad considerable.
Por otra parte, el cambio climático también incide en la calidad de las aguas
subterráneas. En una reciente investigación del Commonwealth Scientific and Industrial
Research Organisation (CSIRO) en Australia, y del Servicio de Investigación Agrícola
(ARS, en inglés) en Estados Unidos, utilizaron un modelo de suelo-agua-vegetación que
representaba el agua absorbida por el suelo, el flujo de agua, y el almacenamiento en el
suelo, así como la evaporación de superficie, la captación vegetal, la transpiración del agua, y el drenaje profundo debajo de las raíces de árboles y céspedes que actúan como
mecanismo de recarga del manto freático.
Los modelos con los que se efectuaron las simulaciones mostraron que los cambios
en las temperaturas y en la lluvia afectaron a las tasas de crecimiento y al tamaño de las
hojas de las plantas, lo que impacta sobre la recarga del manto freático. En algunas áreas, la respuesta de la vegetación al cambio climático causaría que la recarga media disminuyera, pero en otras áreas la recarga del manto freático sería de más del doble que la actual.
Por todo ello, es un objetivo primordial conservar los recursos hídricos y sobre todo
mejorar su calidad.

ALTERACIONES EN LAS AGUAS SUBTERRÁNEAS
Hay que tener en cuenta que los principales mecanismos de introducción de la
contaminación a las aguas subterráneas son generalmente su arrastre a través de las zonas de recarga del acuífero, su introducción por inyección directa y por alteración del régimen de flujo en el acuífero
Las principales fuentes contaminantes y los posibles efectos causados en las aguas
subterráneas son:

ARTICULO
Tipos de fuentes y contaminación causada en las aguas subterráneas.

REMEDIACIÓN DE AGUAS SUBTERRÁNEAS Y OZONO

Generalmente, remediación significa dar remedio, remoción de contaminación o
contaminantes del medio ambiente —suelo, aguas subterráneas, sedimento o aguas de la
superficie— para la protección general de la salud humana y del ambiente, o de tierras
provistas para el redesarrollo.
La oxidación química se utiliza para acabar con la contaminación subterránea sin que
haya que excavarla o bombearla para transportarla a un sistema de tratamiento. De ese modo se ahorra tiempo y dinero. A menudo, la oxidación química se emplea para eliminar la contaminación a la que no se puede llegar por otros métodos, como la que se halla en las profundidades de las aguas subterráneas. La oxidación química puede emplearse para eliminar la fuente de contaminación aunque en la mayoría de los demás métodos que se utilizan para eliminar la fuente son muy lentos y más costosos.
La oxidación química emplea compuestos oxidantes para destruir la contaminación
de suelos y aguas subterráneas, transformando ésta en compuestos inocuos, como agua y CO2. Esta técnica permite destruir muchos combustibles, solventes, y plaguicidas.
La técnica se basa simplemente en la introducción en el terreno de los oxidantes, a
través de pozos a diversas alturas, sin que sea necesario bombear los productos de la
oxidación. No obstante, se observa que se obtiene una mayor efectividad de la técnica si
establece un sistema cerrado, reinyectando lo obtenido por el pozo de extracción: con ello se ayuda a que se mezcle mejor el oxidante con los productos que constituyen la contaminación. (Figura 1).
ARTICULO.jpg 2

Los productos oxidantes más utilizados son el agua oxigenada y el permanganato de
potasio (de menor coste). También puede emplearse el ozono, aunque su carácter de gas hace más problemático su manejo. En algunos casos junto con el oxidante se emplea un catalizador, que aumenta el rendimiento del proceso de oxidación. Por otra parte, la
oxidación puede crear el suficiente calor como para hacer hervir el agua subterránea, lo que favorece la movilidad de los contaminantes que no resulten oxidados.
En resumen, se trata de una técnica muy adecuada para actuar frente a determinados
contaminantes, sobre todo cuando se encuentran a profundidades considerables, a las que otros métodos no pueden llegar.
De los oxidantes más utilizados en el tratamiento de aguas, los radicales libres de
hidroxilo y el ozono tienen el potencial más alto (son los más oxidantes) (Figura 2). Ello
explica la gran eficacia del ozono como desinfectante, así como su capacidad para oxidar
materia orgánica del agua, eliminar olores y sabores desagradables, y degradar compuestos químicos de diversa naturaleza.

ARTICULO.jpg 3

El uso del ozono cada día se extiende más, gracias a la comodidad de su empleo, a
sus efectos espectaculares, a que su exceso se descompone y a su sencillez en cuanto a la producción, ya que no precisa más que energía eléctrica.

CONCLUSIONES

El agua ha sido, desde el comienzo de los tiempos, la llave para la civilización y el desarrollo, siendo un recurso natural fundamental y uno de los pilares básicos en los que se apoya el progreso. No es por tanto exagerado decir que uno de los problemas más graves de conservación a los que se enfrenta hoy la humanidad es el de preservar y mantener la calidad de las aguas subterráneas, racionalizando su consumo y minimizando el deterioro de los cauces receptores de nuestras aguas residuales.

 

AITOR BARRILERO GONZÁLEZ

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *