Ozonificación del agua para explotaciones helicícolas

Resumen
Recientemente en España se está observando un incremento en la creación de granjas de caracoles. Los caracoles son unos animales muy sensibles a las condiciones climáticas necesitando una elevada humedad ambiental. Sabido es que elevadas concentraciones de humedad son favorables para el desarrollo y crecimiento de gran cantidad de especies bacterianas y de hongos. En este articulo se propone el uso de sistemas de ozonificación del agua, en concreto el ORP- Oxidation-Reduction Potencial, en las granjas de crías de caracoles debido a su gran acción microbicida.
Introducción
Como consecuencia de la creciente demanda mundial de alimentos en general y especialmente de proteínas de origen animal de alta calidad y bajo coste, cada vez resulta más necesario recurrir a nueva fuentes con posibilidades zootécnicas y económicas. En España se ha observado un cierto interés por la cría de caracoles, dando lugar a un próspero desarrollo de la helicicultura, actividad zootécnica que está alcanzando un auge particular y relevante en el campo.
Existen razones que aconsejan el impulso de la cría controlada de Helícidos en instalaciones racionales, con técnicas adecuadas; la gran concentración de moluscos provoca un extraordinario incremento de afecciones bacterianas, por Pseudomonas, y micóticas por Verticillium y Fusarium. Por todo ello, hay que tener en cuenta diferentes elementos para la protección sanitaria de la explotación.
Los caracoles necesitan una humedad ambiental elevada para su desarrollo. Lo que nos conduce a mantener un control exhaustivo de la humedad de las instalaciones; humedad que se suministrara, en primera instancia en forma de agua por la red de tuberías.
Estas premisas, además de los rigurosos controles sanitarios y zootécnicos en creciente imposición por las autoridades sanitarias, nos provocan la necesidad de recurrir a un sistema de higienización del agua para humectación de la salas de reproducción.
Objetivo
Demostrada la actividad del ozono en el agua frente a bacterias, virus, hongos y protozoos. Y aunque la guía de correctas prácticas de higiene en helicicultura editadas por el Ministerio de Medio Ambiente, Medio Rural y Marino no contempla el uso de ozono. En este artículo se propone su uso en explotaciones helicícolas.
El uso del ozono tiene gran interés desde el punto de vista de la eficacia de su uso, además de ser rentable el presupuesto de inversión.
Métodos
El uso del ozono para higienizar el agua en explotaciones helicícolas surge de la posibilidad de un uso racional, con el cumplimiento de los objetivos y sobre todo, bajo control en todo momento y de forma automatizada.
La ozonificación se realizará mediante el sistema ORP- Oxidation-Reduction Potencial. Con este sistema conocemos, en cada momento, la concentración de oxígeno disuelto en el agua de humectación que, se puede traducir en carga de materia orgánica que presenta el agua, y así poner en evidencia la presencia de microbios.
Para obtener dicha información se colocarán varios sensores ORP en diferentes sectores de las conducciones de humectación y fontanería. Estos sensores, como su propio nombre indica, miden el potencial del agua en milivoltios, produciéndose una tranferencia digital de datos entre el medidor y los electrodos con cierta compensación de temperatura automática. Además, los sensores son capacer de trabajar de manera fiable en un rango de pH dado en instalaciones similares. Cuando los sensores nos muestren lecturas bajas, interpretamos la presencia de compuestos orgánicos; en el lado opuesto, lecturas altas se traducen en una alta capacidad del agua para evitar la presencia biótica principalmente.
También existe la posibilidad de emparentar las lecturas de los sensores ORP con el recuento de coliformes en el agua. El potencial se mide por diferencia de voltaje entre una lectura de referencia y la lectura de los sensores colocados en los conductos de agua ozonizada. El nivel de potencial será similar al usado en acuicultura, de 150-250 mV.
Así pues cuando los sensores detectan potenciales bajos, menores a 150 mV, transmite la información digitalmente al medidor, entonces se pondrá en marcha el generador de ozono instalado a salida del depósito mediante inyección de ozono. Cuando la lectura de los sensores se reestablezca, automáticamente se detiene el generador.

DIEGO GARCÍA SUÁREZ

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *