Cuidado al mudarte de casa: los gérmenes podrían acompañarte

Ozonizadores domésticos: diferentes tipos

Independientemente de su tamaño o de sus prestaciones, los ozonizadores domésticos son aparatos de muy diferentes aplicaciones, que podemos encontrar en el mercado en un sinfín de diseños y modelos.

Como es sabido, por otra parte, la elección del ozonizador u ozonizadores es clave para conseguir sacarle el mayor partido a la tecnología del ozono. Es por ello que, a la hora de optar por unos o por otros conviene tener en cuenta los diferentes tipos, propiedades y funcionalidades. Ello nos facilitará mucho las cosas si buscamos una combinación idónea de aparatos que nos ayude a solucionar de la mejor forma posible los problemas de higiene y desodorización de superficies, alimentos y ambientes interiores.

Una primera distinción entre ozonizadores domésticos es la que distingue entre equipos de agua y de aire, si bien podemos encontrar  modelos mixtos, que permiten usar una u otra modalidad, e incluso hacerlo de forma simultánea, como ocurre cuando generamos agua ozonizada para lavar verduras, pongamos por caso, y al mismo tiempo aprovechamos para ozonizar el ambiente. Incluso hay ozonizadores de agua de tipo mixto que incluyen la función ionizadora.

A su vez, tanto los ozonizadores de aire, de agua y también los mixtos pueden ofrecer formas, tamaños, potencias y prestaciones de muy distinta clase. Elegiremos unos u otros en función de nuestras necesidades, sin olvidar que adquirir varios aparatos, algunos de ellos de uso específico (ozonizador de nevera, cubo de basura ozonizador, cenicero ozonizador, ozonizador de zapatos, etc.) puede ser una solución más apropiada que optar por uno más genérico.

Por otro lado, frente a un ozonizador de coche o de enchufe, de tamaño mini, pasando por los ozonizadores de diseño compacto portátiles o, sin serlo, aquellos otros que resultan fáciles de transportar de una a otra habitación, existe la posibilidad de realizar una pequeña reforma en el hogar e instalar generadores de ozono de mayor tamaño y potencia. Suelen ser muy útiles para alimentar el sistema de agua potable, el agua que llega a la lavadora y lavavajillas o para reciclar el agua y darle otros usos como el riego del jardín, la renovación del agua de un pequeño estanque o, por ejemplo, la depuración del agua de la piscina.

Sólo un análisis de las necesidades particulares de cada usuario nos recomendarán hacerlo así u optar por otro tipo de solución, incluyendo la posibilidad de añadir a la ozonización otras tecnologías mediante el uso de ionizadores, humidificadores o modernos purificadores de aire, que aúnan distintas tecnologías, entre ellas el ozono, los iones, los rayos ultravioleta y los filtros de aire.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *