Eliminar olores en neveras con ozono

Ozonizador de nevera para eliminar malos olores en el frigorífico

El ozono es un gran aliado de la limpieza doméstica, que desinfecta y desodoriza a la misma vez de forma inofensiva para la salud y el entorno. Precisamente por ello, su inocuidad y eficacia lo convierten en una herramienta perfecta para acabar con los malos olores en la nevera.

En efecto, ozono acaba de forma infalible y definitiva con el eterno problema de la concentración de olores distintos en el frigorífico. Su dispositivo estrella es el ozonizador de nevera, un equipo de pequeño tamaño que impide la mezcla de olores al tiempo que desinfecta en profundidad y devuelve a cada alimento el aroma y sabor naturales.

Su acción germicida, bactericida, virulicida y fungicida consigue una desinfección que actúa como escudo frente a la tan común aparición de gérmenes, bacterias, virus, hongos y demás agentes patógenos o tóxicos.

Esta profunda higiene que logra mediante un proceso de oxidación llamado ozonólisis también produce el efecto de eliminar los olores desagradables de manera continua. Es decir, en la práctica se logra conservar los alimentos con su propio olor y sabor gracias a la eliminación de estos microorganismos perjudiciales, prolongando su vida útil.

Su uso es realmente sencillo, pues no precisa de recambios, su mantenimiento mínimo (cambio de pilas) y funciona de forma automatizada, según hayamos programado su temporizador y/o potencia, dependiendo de la complejidad del modelo.

Reforzaremos el efecto desodorizador si hacemos un uso combinado del ozonizador de nevera con otros generadores de ozono domésticos, que emplearemos para el lavado regular del interior de la nevera y de los mismos alimentos en seco o en agua ozonizada.

El tratamiento con ozono aplicado antes o después de su conservación es de gran ayuda para eliminar olores, restos de pesticidas y todo tipo de contaminantes en alimentos perecederos, cuya duración así será mayor.

Complementar este efecto de higiene y desodorización en la cocina es posible siguiendo el mismo principio del ozono que en aire o en el agua esteriliza y elimina olores. Así pues, su uso se aconseja igualmente para limpiar la vajilla, utensilios de cocina, encimeras, paredes, suelos y demás superficies. Y, de igual modo, mejoraremos el ambiente de la cocina con un generador de ozono que purifique y neutralice los olores sin camuflarlos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *