Desinfección de transporte público con generadores de ozono

Desinfección de transporte público con generadores de ozono

Los generadores de ozono son una herramienta indispensable para garantizar una limpieza en profundidad en entornos altamente contaminados, como es el interior del transporte público. Su aplicación regular proporciona un ambiente limpio, libre de olores y polución de todo tipo en cuestión de minutos.

Como es sabido, tanto autobuses como taxis acumulan contaminación a lo largo de cada jornada, por lo que se requiere de una higiene máxima para renovar el ambiente y las distintas superficies de su habitáculo, como el tapizado de los asientos o, en el caso de algunos autobuses, la superfice plástica de éstos y de otros componentes como las barras de sujeción, los cristales de las ventanillas o el mismo suelo.

Los cañones de ozono están diseñados para brindar resultados profesionales, ya que erradican la suciedad de forma integral gracias a una actuación basada en la ozonólisis, un proceso de oxidación rápido que destruye las partículas contaminantes al tiempo que acaba con el olor que éstas generan.

De este modo, lograremos un tratamiento completo que se efectúa de una sola vez, con resultados inigualables en eliminación de microorganismos, tóxicos, alérgenos, olores a comida, a tabacoy, en fin, el típico olor que suele caracterizar a todo ambiente enrarecido.

Los cañones de ozono son el equipo ozonizador idóneo para este uso, no sólo por su potencia y efectividad en desinfección ambiental, sino por su gran eficacia en tratamientos de choque realizados de forma periódica. A su vez, se trata de un equipo portátil, de funcionamiento automatizado.

La limpieza diaria también encuentra un buen aliado en el ozono.  El agua ozonizada aplicada con bayetas o con mochos higienizará las superficies y, a nivel ambiental, será de gran utilidad el uso en continuo de un generador de ozono para coche.

La aplicación del agua ozonizada, por otra parte, se realizará in situ, pues el ozono deja de ser eficaz al cabo de media hora, ya que después acaba descomponiéndose en moléculas de oxígeno, sin dejar residuos. De hecho, el ozono es un gas natural con un poder de desinfección más de 3.000 veces superior a la lejía, y a su  vez totalmente inofensivo para la salud de las personas y el medio ambiente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *