Cómo funcionan los ozonizadores

Qué es un ozonizador

Si buscamos desinfección y desodorización máximas en ambientes y superficies, la tecnología del ozono es la solución idónea por su total inocuidad y gran efectividad. Gracias a un diseño que busca facilitar su manejo, usuarios no especializados pueden hacer un uso realmente sencillo de estos equipos en el ámbito doméstico.

La palabra ozonizador engloba un sinfín de modelos que varían de forma importante en número de prestaciones, potencia y diseño. En el mercado encontraremos una gran variedad de aparatos de todos los tamaños que, de uno u otro modo, buscan satisfacer las distintas necesidades que podamos tener en el nuestro hogar.

Elegir los dispositivos idóneos será clave a la hora de poder sacar luego todo el partido al gas ozono, que utilizaremos disuelto en aire o en agua con el objetivo de beneficiarnos de un proceso conocido como ozonólisis.

En otras palabras, con el uso del ozonizador desencadenamos un fenómeno natural que se produce en dos fases muy rápidas, comenzando por una primera en la que la misma inestabilidad del ozono actúa como un potente desodorizador y destructor de todo tipo de suciedad, microorganismos y, en suma, polución orgánica e inorgánica en general. Finalmente, en una segunda fase, logra su equilibrio al transformarse en oxígeno a los pocos minutos, por lo que en muy pequeñas dosis, mínimas pero muy eficaces, resulta totalmente inocuo.

El resultado de un tratamiento ozonizador en atmósferas o superficies nos brindará, de este modo, un resultado de inigualable desinfección y desodorización, de casi un ciento por ciento de eficacia, varias miles de veces superior al de las lejías pero sin ninguno de sus inconvenientes.

 

Los usos del ozonizador casero son casi infinitos. La versatilidad del ozono y las múltiples exigencias de higiene y desodorización que implica el mantenimiento de una casa hacen que las posibilidades se multipliquen. Pero su utilidad aún va más allá porque, además de ayudarnos en la limpieza de la casa y en la purificación de ambientes, el tratamiento con ozono permite mejorar la calidad del agua, la calidad higiénico-sanitaria de los alimentos y puede sernos de gran ayuda por sus beneficios en higiene personal, cosmética e incluso a nivel terapéutico.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *