Cómo funcionan los ozonizadores

Cómo funcionan los ozonizadores domésticos

Los ozonizadores domésticos actúan de forma tan eficaz que resultan sorprendentes, y bien pudiera parecernos que su funcionamiento es casi milagroso, cuando lo cierto es que su eficiencia tiene una explicación muy sencilla, como ocurre con tantos inventos redondos basados en tecnologías punta.
En este caso, el ozono concentra todo el protagonismo, como no podía ser de otra manera. Ello significa, fundamentalmente, que su funcionamiento está basado en un proceso conocido como ozonólisis, que aprovecha la oxidación de sus moléculas para higienizar y desodorizar todo tipo de superficies y ambientes interiores, agua y alimentos, eliminando polución de todo tipo.
Los tratamientos con ozono se llevan a cabo in situ, es decir, el gas natural debe generarse en el mismo momento de su uso, para así poder realizarlo antes de que transcurran esos primeros minutos de eficacia. De hecho, una vez ha pasado ese tiempo el poder del ozono disminuye hasta llegar a desaparecer y convertirse en oxígeno, sin dejar residuos de ningún tipo.
Disuelto en agua o en el aire, el ozono destruye la polución en todas sus formas, con una eficacia hasta 3.000 veces superior a la higiene que proporcionan los limpiadores basados en cloro, como la lejía. Afortunadamente, su gran eficacia no conlleva efectos secundarios de ningún tipo, ni olores ni partículas polucionantes. Nada en absoluto, sólo oxígeno, sin más.
Su funcionamiento se realiza de forma automatizada. Esta es, sin duda, una de las grandes ventajas de los ozonizadores domésticos, puesto que están especialmente diseñados para facilitar su uso a personas no expertas.
Muy al contrario, son aparatos de fácil manejo, que proporcionan grandes resultados si sabemos elegir el equipo adecuado para satisfacer cada necesidad. Aunque la base del funcionamiento será el mismo en todos los aparatos, será clave saber elegir el equipo o equipos adecuados para cada uso pues, si bien los ozonizadores suelen ser aparatos versátiles, los mejores resultados sólo se consiguen cuando el dispositivo es el idóneo.
En concreto, encontraremos un amplio catálogo de ozonizadores domésticos en el mercado, muy distintos por potencia, prestaciones y diseño, si bien todos ellos suelen tener temporizador para facilitar su uso. A su vez, se caracterizan por una gran durabilidad, un consumo energético mínimo y por regla general no requieren mantenimiento.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *