Para qué se utilizan los ozonizadores de agua domésticos

Para qué se utilizan los ozonizadores de agua domésticos

Los ozonizadores de agua domésticos se utilizan para llevar a cabo tratamientos desinfectantes de alta eficacia, que acaban con microorganismos y polución de todo tipo que pueda afectar a nuestra salud.

El agua ozonizada es tremendamente eficaz para higienizar toda superficie que entre en contacto con ella. Bastará con fregar o con pasar una bayeta mojada si deseamos una limpieza en profundidad en suelos, paredes, mesas, puertas, cristales, estanterías o en cualquier otra superficie.

Lavar con agua ozonizada cualquier objeto logra desinfectarlo en tan sólo unos minutos y sin dañarlo en absoluto, pues el ozono acaba convirtiéndose en oxígeno una vez ha finalizado el tratamiento.

Será sencillo conseguir unos resultados fantásticos en higiene y eliminación de olores, sin necesidad de utilizar limpiadores o detergentes, con aplicaciones múltiples que van desde el lavado de ropa o de la vajilla hasta la limpieza general de toda la casa.

Los ozonizadores de agua domésticos también se utilizan para purificar el mismo agua potable, con resultados asombrosos en eliminación de malos olores, consiguiendo un agua más cristalina, inolora e insabora. A su vez, el agua ganará en calidad y nos ayudará a desinfectar productos frescos, como frutas, verduras, carnes, pescados y cualquier otro alimento perecedero.

Del mismo modo, el agua ozonizada tiene un amplio uso en la ozonización de aceites mediante una piedra difusora o para otros usos terapéuticos y también cosméticos, pues el ozono cuida la piel, soluciona problemas dérmicos, desodoriza, tiene un efecto antibiótico natural o, por ejemplo, ayuda a cicatrizar heridas.

Encontraremos un amplio catálogo de modelos de ozonizadores que nos permitirán ozonizar el agua. Algunos son mixtos, conjugando una doble funcionalidad de ozonización de agua y aire o de agua e ionizador. En ambos casos, están diseñados para utilizarse de forma independiente o simultánea, para asi poder hacer compatible un uso de ozonización de agua mientras se ioniza u ozoniza la atmósfera.

Su funcionamiento es sencillo, pues se trata de dispositivos especialmente  concebidos para una utilización sin riesgos, manual o automatizada y sin complicaciones. Un mínimo consumo energético, un diseño compacto y ligero, normalmente portátil, un mantenimiento mínimo y una gran durabilidad del equipo son otras de sus principales ventajas.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *