Ozonizadores contra el olor a tabaco

Ozonizadores contra el olor a tabaco

Los olores de tabaco representan un auténtico problema en cualquier ambiente interior y, sin duda, los hogares son un espacio especialmente difícil de tratar, ya sea para erradicar su pestilencia tras situaciones esporádicas o en aplicaciones de forma constante.

En efecto, el humo del tabaco es un tipo de polución muy potente a nivel olfativo,  casi imposible de eliminar, al tiempo que constituye una seria amenaza para nuestra salud. Como fumadores pasivos o simplemente como fumadores, los olores del tabaco son tan sólo un síntoma o señal de que existe una contaminación que nos perjudica.

Sólo si aplicamos métodos de probada eficacia lograremos controlar este problema de forma definitiva en nuestro hogar, si bien la efectividad no es el único elemento a tener en cuenta, por lo que conviene evitar la toxicidad de los ambientadores y limpiadores convencionales.

Frente a ellos, en realidad ineficaces, pues sólo camuflan el problema, la tecnología de los ozonizadores es un arma infalible contra los olores de tabaco. Su gran eficacia ha propiciado la aparición de un amplio catálogo de dispositivos de uso doméstico que solucionan el problema de una vez por todas.

Los modernos purificadores de aire que incluyen la tecnología del ozono entre otros métodos de purificación ambiental, como los filtros, rayos ultravioleta o ionines, consiguen unos resultados excepcionales en tratamiento regular de la atmósfera. En momentos críticos, cuando se está fumando o la atmósfera está cargada con humo, es posible realizar una programación que incida especialmente en este aspecto para realizar un tratamiento de choque.

Los ceniceros ozonizadores son otro gran aliado en entornos donde el humo del tabaco representa un problema y, por supuesto, la ozonización como tratamiento de choque también resulta tremendamente efectiva.

La limpieza con agua ozonizada, por otra parte, eliminará los olores de tabaco en la ropa y en todo tipo de tejidos. Ya sea lavando en lavadora o a mano o incluso aplicando el chorro de aire ozonizado sobre los tejidos o tapizados, obtendremos excelentes resultados. De forma complementaria, el cubo de basura ozonizador neutraliza los olores de los desechos domésticos, entre ellos la pestilencia que desprenden la ceniza y la colilla que suele depositarse en los ceniceros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *