Ozonizadores para el hogar

Claves para aumentar la vida útil de las frutas y las verduras

Las frutas y las verduras son alimentos frescos de corta duración que pueden conservarse durante el máximo tiempo posible gracias a la tecnología del ozono. Prolongar el periodo de consumo óptimo es posible debido al poder desinfectante del ozono en el aire o disuelto en agua, que al retrasar su degradación prolonga la conservación de los alimentos sin modificar sus características organolépticas (sabor, textura, aroma…). El deterioro microbiológico de los vegetales comienza desde el mismo momento de la cosecha, y se prolonga durante el almacenaje, eventual preparación de alimentos y posterior venta. De este modo, el ozono puede ser útil para mejorar las condiciones a lo largo de todo el proceso de comercialización, siendo un conservante natural inofensivo para el organismo humano y también para el medio ambiente. El tratamiento con ozono también se utiliza en el almacenaje en frigoríficos o en naves para retrasar su maduración de forma controlada mediante la eliminación del etileno que éstas desprenden. Las tan comunes frutas climatéricas (manzanas, peras, tomates, plátanos, fresas, melones… ) generan grandes cantidades de gas etileno, por lo que el uso del ozono supone un arma interesante para que duren más en el frigorífico.  De media, el ozono retrasa la maduración entre un 20 y un 30 por ciento, prolongando su frescura un mayor tiempo. Los generadores de ozono domésticos permiten tratar con este gas frutas y verduras en nuestro hogar. Su uso realiza simultáneamente la doble función de higienizarlas (eliminar restos de pesticidas, suciedad y microorganismos de todo tipo) y al mismo tiempo maximiza su periodo de conservación. En concreto, podemos elegir entre ozonizadores adaptables al grifo y ozonizadores de aire y agua o también de agua únicamente. Tras un rápido lavado de unos pocos minutos, se recomienda introducirlos en un lugar fresco y seco o en un frigorífico que también dispusiera de un ozonizador de nevera para prolongar los efectos. Otra opción es introducir las frutas y verduras en una bolsa que airearemos con un generador de ozono encendido durante cinco minutos. Una vez transcurrido ese pequeño periodo de tiempo, se lavan y pueden consumirse con total tranquilidad. La ozonización, por otra parte, también optimiza el proceso de congelación de frutas y verduras.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *