Problemas ambientales más frecuentes en residencias de ancianos

Problemas ambientales más frecuentes en residencias de ancianosEl ambiente interior de los geriátricos ha de controlarse de forma profesional para conseguir unos resultados idóneos, capaces de conjugar la higiene del aire con un confort e inocuidad que propicien el bienestar de las personas que lo habitan.

Lograr unos resultados plenamente satisfactorios significa acabar con los problemas más habituales en las residencias de ancianos, como son las infecciones cruzadas, la falta de higiene de superficies de uso común o los olores desagradables.

Básicamente, se trata de erradicar malos olores y microorganismos de todo tipo que pongan en juego la salud de las personas mayores, si bien hemos de cuidar también las condiciones de trabajo de las personas que les asisten.

Para todos estos problemas, el ozono se revela como una solución perfecta por sus características y comportamiento en este tipo de actuaciones, cuyo objetivo es lograr grandes resultados de forma sencilla y sin efectos secundarios.

Destaca su gran capacidad desinfectante, pues el ozono actúa rápidamente gracias a su alto potencial de oxidación, eliminando bacterias, virus, hongos y esporas mediante la ozonización del aire o diluyendo este gas natural en agua para ducharse, higienizar superficies de toda clase, como suelos, paredes, mesas, la ropa o la vajilla.

Aplicado al aire, elimina el riesgo de infecciones cruzadas y nosocomiales. Su poder oxidativo asegura la destrucción de los numerosos microorganismos presentes en el aire. Por lo tanto, se disminuye el peligro de contagios e infecciones en personas ancianas, especialmente vulnerables por sus defensas bajas.

Su uso está autorizado en presencia de personas precisamente por su inocuidad y el resultado será un ambiente fresco, más oxigenado y saludable, libre de contaminación y desodorizado en lugar de un ambiente enrarecido.

El aspecto técnico es otro de los puntos fuertes de la tecnología del ozono, de gran eficiencia. Bastará con dejarse asesorar por expertos para decidir qué dispositivos se precisan con el fin de instalarlos y programarlos para un funcionamiento automatizado. Después simplemente habrá de realizarse un mantenimiento mínimo durante toda la vida útil del aparato, pues se trata de equipos de gran durabilidad.

Imagen de previsualización de YouTube

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *