Aumento de la calidad de alimentos cámaras frigoríficas con ozono

Aumento de la calidad de alimentos cámaras frigoríficas con ozonoEl ozono ayuda en la conservación de alimentos en cámaras frigoríficas de un modo sencillo y eficaz gracias a los generadores de ozono profesionales que nos brinda el mercado. Su capacidad para combatir con contundencia e inocuidad un sinfín de problemas derivados del almacenaje en frío hacen del ozono una solución idónea.

Las ventajas del ozono para dar soluciones para el almacenaje en cámaras se refieren a su gran capacidad desinfectante sin dejar residuos de ningún tipo, a un uso autorizado en presencia de personas y alimentos, precisamente por su inocuidad. Asimismo, una atmósfera ozonizada evitar las mermas de peso y alarga la vida útil de los productos, consiguiendo una desodorización absoluta que no afecta en absoluto a las características organolépticas de los alimentos tratados.

De este modo, al logro de la seguridad alimentaria se le suma además un cuidado exigente de la calidad del producto, con el resultado de una garantía máxima en desinfección en el interior de las cámaras.

Con la simple implementación del ozono en las cámaras frigoríficas se acaban los problemas derivados del almacenaje de alimentos en frío, entre otros el acortamiento de la vida útil, las mermas de peso, las mezclas de olores o el obligatorio vaciado de las cámaras durante días para realizar tratamientos de desinfección y cumplir los plazos de seguridad. En este último caso, siendo sólo necesario el vaciado cuando la concentración de gas es alta, si bien basta con un plazo no superior a la media hora.

Las cámaras frigoríficas en las que se instala un sistema de ozonización requieren de un control microbiológico regular que nos permite saber si el aire ha sido desinfectado convenientemente. Se trata de un método de análisis que verifica los resultados obtenidos para así garantizar que la cantidad de ozono sea la adecuada.

Imagen de previsualización de YouTube

El objetivo no es otro que mantener la atmósfera libre de bacterias y mohos para minimizarlos, cuya eficacia certificarán las pruebas analíticas que se realizan con una frecuencia mensual o siguiendo las recomendaciones que determinen los expertos para cada caso. De hecho, es a partir de sus resultados cuando se emite un certificado de desinfección sujeto a norma UNE de Seguridad Química del Ozono, la máxima autoridad en este campo.

Además, el certificado permite asegurar a todos sus clientes que el género se conserva en las mejores condiciones posibles en todo momento, pues sus datos se basan en un seguimiento y mantenimiento profesionales que permiten conocer las condiciones reales de conservación. De este modo, si el género es de máxima calidad esta conservación asegura a su cliente final esa misma calidad con todas las garantías.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *