Eliminación de levaduras con ozono

Eliminación de levaduras con ozonoLa eliminación de levaduras es una exigencia prioritaria en entornos industriales que favorecen su proliferación, y el logro de este objetivo con ozono se ha revelado como la manera más idónea de erradicarlas.

La razón por la que el ozono constituye una herramienta insustituible para acabar con el problema de las levaduras obedece a la tremenda efectividad de este gas natural en su actuación, un proceso denominado ozonólisis. Se trata de una actuación oxidante que se considera el desinfectante ecológico más potente que existe.

Al reaccionar destruyendo toda clase de sustancias perjudiciales, ya sean orgánicas o inorgánicas, obtenemos una higiene profunda de superficies y ambientes, incluyendo el agua y alimentos. De este modo, las levaduras constituyen un problema de fácil solución aplicando ozono a través de los equipos adecuados en función de cada necesidad concreta.

La desinfección de levaduras con ozono se puede realizar en instalaciones y objetos que se estime oportuno, siempre dentro de un protocolo de actuación que mantenga bien controlados los puntos críticos.

Un ejemplo representativo donde suelen proliferar las levaduras es el sector del vino, concretamente en la industria vitivinícola, donde la erradicación de hongos, esporas y levaduras es necesaria para garantizar un entorno limpio en profundidad que alcance una desinfección máxima sin alterar en lo más mínimo la calidad del alimento.

En contacto con alimentos o con superficies que van a estar en contacto con ellos no se afecta en nada la calidad del producto, en este caso el vino. Quedan preservadas las cualidades organolépticas de la uva, del mosto o del vino en todas y cada una de las fases de producción, potenciando incluso su aroma y sabor. Lo mismo cabría decir de otros espacios de trabajo o almacenamiento, como obradores de panaderías, cocinas o naves industriales donde se llevan a cabo procesamientos alimentarios.

A su vez, el uso del ozono optimiza la gestión de recursos, ya que permite un ahorro en desinfectantes y programas de higiene al tiempo que maximiza los resultados en eficacia e inocuidad, ofreciendo una solución redonda. En lo que respecta al gasto energético, será mínimo tanto el consumo como el mantenimiento de cualquiera de los equipos, diseñados para una gran durabilidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *