Eliminación de legionella en industria con ozono

Eliminación de legionella en industria con ozonoLa bacteria de la legionella constituye un grave peligro de salud pública que se traduce en situaciones de riesgo concretas en un entorno húmedo, bien sea donde haya agua estancada o en lugares acuosos que propicien su proliferación.

En el entorno industrial, como en cualquier otro, en realidad, la prevención es clave para combatir este problema, si bien se ha de buscar un método que no implique problemas añadidos, como los que traen los desinfectantes químicos, cuya eficacia queda contrarrestada por su toxicidad.

El ozono es una herramienta de gran utilidad por su gran poder desinfectante, capaz de erradicar agentes patógenos disuelto en aire o en agua mediante un proceso conocido como ozonólisis, que destruye de forma rápida y totalmente inocua los microorganismos presentes en el agua, así como en todo tipo de superficies.

Las necesidades industriales de eliminación de legionella suelen centrarse en algunos puntos críticos más comunes que suelen precisar el control de aguas residuales, de aguas estancadas, de procesos de humidificación, de sistemas de climatización o, por ejemplo, de circuitos de aguas.

Por lo tanto, bastará con tratamientos periódicos o cíclicos con ozono producido por generadores de aire o de agua, aplicado dentro de un marco de probada eficacia, siguiendo protocolos de actuación para garantizar la ausencia de la bacteria de la legionella en sucesivos controles preventivos.

En todos los casos, por lo tanto, la actuación se orientaría al medio acuoso, sin dejar de vigilar también el ambiente que pudiera propiciar brotes por la humedad relativa. A su vez, la ozonización del agua con la que se trabaja e higieniza las instalaciones actuará de refuerzo de cara a una prevención o erradicación de la legionella.

En suma, será el logro de un agua segura, de gran pureza, junto un control de ambientes o espacios acuosos que pudieran resultar críticos lo que nos ayudará de forma definitiva a evitar el desarrollo de esta bacteria, cuya presencia atenta contra la salud del trabajador y del consumidor, al tiempo que malogra la producción industrial, con lo que ello pueda suponer en pérdidas económicas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *