Desinfección de productos frescos con ozono: eliminar etileno en frutas

Desinfección de productos frescos con ozono: eliminar etileno en frutasEl control de la salubridad de las frutas ha de obedecer a estándares establecidos por la normativa higiénico sanitaria, por lo que se hace necesario recurrir a soluciones garanticen la calidad del producto hasta el final de la cadena de producción, una responsabilidad que toda industria ha de afrontar con métodos efectivos.

La tecnología del ozono es una solución redonda para que las frutas consigan una higiene y durabilidad máximas con una inocuidad también total. En este sentido, la inyección de ozono en el aire con generadores de ozono en la nave de almacenaje o de la cámara frigorífica donde se guardan crean una atmósfera estéril que además retira el etileno de su superficie, prolongando su vida útil de forma significativa y, por lo tanto, retrasando al mismo tiempo su putrefacción.

En industrias alimentarias que procesan alimentos también se obtendrán similares beneficios con el lavado de las frutas en agua ozonizada, pues sólo si el producto está higienizado se garantizará una buena materia prima de gran calidad ya sea congelándolas, haciendo conservas o como ingredientes de platos preparados, pongamos por caso.

El uso de ozono es de especial interés cuando las frutas han de guardarse durante un cierto tiempo, no sólo porque el ozono nos brinda un almacenaje sin riesgos toxicológicos, sino porque además alarga la frescura de las frutas con una eficacia que casi parece milagrosa.

Nada hay de magia en ello, sin embargo, simplemente se trata de un tratamiento del ambiente disolviendo el gas directamente en la atmósfera de modo automatizado o inyectándolo en los tubos de aire refrigerado. Este segundo método de aplicación en cámaras refrigeradas convencionales o también en las cabinas frigoríficas utilizadas para el transporte por carretera.

Dependiendo del tipo de fruta de que se trate, se deberán aplicar unas dosis exactas para conseguir una desinfección ambiental que proteja de contaminaciones cruzadas, mohos y demás poluciones, a la vez que prolongue la vida útil del producto mediante la eliminación del etileno. En todos los casos, además, se conservará el aroma y sabor naturales de la fruta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *