Ozonizadores: Cómo quitar olores

Ozonizador

El ozonizador es un arma infalible contra los malos olores en el cuarto de baño. Pestilencias emanadas por las tuberías y los desagües, las humedades, olores provocados por el mismo uso o aseos con una ventilación deficiente se eliminan de forma rápida, eficaz e inocua con un ozonizador.

Ya sean los baños de nuestro hogar, urinarios, aseos que pertenecen a restaurantes, oficinas u otros establecimientos públicos, el ozonizador es una solución redonda que aúna eficacia desinfectante y desodorizadora en una misma acción.

Lógicamente, eliminar el foco del problema es clave a la hora de evitar los olores indeseables, pero esto no siempre es posible si hablamos de cuartos de baño. En algunos casos sí podremos incidir más en la limpieza y mejorar la calidad del aire solucionando averías o problemas de infraestructuras, pero el espacio seguirá siendo un lugar necesitado de una higiene y desinfección profundas.

Además de erradicar olores sin camuflarlos, como hacen los ambientadores químicos, mediante el uso de un ozonizador se puede regular también la aparición de mohos, hongos y virus. Un doblete que consigue gracias a la poderosa desinfección que realiza este gas natural, totalmente inocuo para el organismo humano y también para el entorno.

El resultado es un espacio esterilizado, libre de microbios y agentes patógenos que puedan perjudicarnos y proliferar en estos ambientes húmedos. Para lograrlo podemos atacar varios frentes con la instalación de generadores de ozono murales, bombillas ozonizadoras (desinfección ambiental) o ajunstándolos al inodoro.

Incluso se fabrican modelos adaptables a la ducha y al grifo, que disuelven agua en ozono para nuestra higiene personal y, de paso, también posibilitan un limpieza que desodorice y evite la aparición de malolientes mohos en suelos y paredes de la bañera o ducha.

Las gamas domésticas de ozonizador mural o portátil y profesionales ofrecen equipos que se adaptan a las distintas necesidades del usuario. El uso continuado de los aseos en establecimientos públicos, por ejemplo, precisa de unas funcionalidades más complejas y potentes que si hablamos de su uso en el hogar, si bien en todos los casos se trata de procesos automatizados de fácil manejo y consumo mínimo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *