Técnicas de desinfección con ozono en higiene alimentaria

Ozono en criaderos de moluscosLas técnicas de desinfección en higiene alimentaria son numerosas, incluso demasiadas si intentamos abordar la cuestión de elegir entre todas ellas la más adecuada para conseguir una limpieza alimentaria profesional.  Sin embargo, será mucho más fácil hacer la mejor elección si las clasificamos en dos grandes grupos, según sean o no eficaces y, dentro de las que sí lo son, dividámoslas en nocivas o inocuas.

De este modo, decidirnos será mucho más sencillo, pues a una limpieza alimentaria siempre ha de convenirle una limpieza eficaz que a su vez sea inocua con la salud de las personas y con el mismo alimento.

Llegados a este punto, la tecnología del ozono es la opción más aconsejada por cumplir sobradamente todos nuestros requerimientos. Tanto en eficacia como en inocuidad, su actuación no tiene competencia, a lo que además hemos de añadir un sinfín de ventajas gracias a una funcionalidad tremendamente versátil.

Un repaso por las ventajas principales de los generadores de ozono obliga a comparar sus inocuos y eficaces resultados con la menor eficacia y mayor nocividad de las técnicas de desinfección basadas en compuestos químicos.

Si bien es cierto que la composición química tiene una eficacia mayor que otros métodos que no contienen productos artificiales, el caso del ozono sería la gran excepción. No en vano, el ozono consigue una desinfección más de 3.000 veces mayor que la lejía, por ejemplo, lo que convierte a este gas natural en un limpiador potentísimo que supera en mucho a cualquier otro método.

Afortunadamente, además, a diferencia de otras técnicas de desinfección, el ozono no deja residuos de ningún tipo. Una vez ha actuado en sólo unos minutos se descompone en oxígeno, sin más, por lo que resulta fácil entender que sea totalmente inocuo para personas y medio ambiente.

Dependiendo del generador de ozono utilizado y, por supuesto, de las necesidades que tengamos, el ozono permite abordar la desinfección de muy distintas maneras compatibles o complementarias entre sí. Bien sea disuelto en agua o en aire, logra una limpieza ambiental o de superficies que redunda en una higiene en profundidad del alimento, eliminando a su vez olores, prolongando su vida útil, mejorando su calidad y evitando contaminaciones cruzadas e intoxicaciones alimentarias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *