Tratamientos de desinfección con ozono

Tratamientos de desinfección con ozono

Los tratamientos de ozono destinados al uso profesional e industrial brindan una solución inmejorable a problemas de desinfección, higiene y desodorización deficientes, proporcionando actuaciones de máximo nivel por su inocuidad, sencillez de aplicación y gran eficacia.

El nivel oxidativo del ozono es tal que higieniza las superficies y atmósferas o el mismo agua con los que entra en contacto, una limpieza que combina la acción desodorizadora con una desinfección profunda, que acaba con gérmenes  y  todo tipo de elementos orgánicos e inorgánicos perjudiciales para la salud.

Su inocuidad abarca tanto una actuación inofensiva hacia personas como con respecto al entorno, pues las cantidades de ozono generadas están perfectamente controladas para que simplemente se consiga el rendimiento esperado.

Por lo tanto, los generadores de ozono utilizados para las distintas aplicaciones nos brindarán una actuación a la medida gracias al diseño de los equipos, es decir, a sus capacidades y prestaciones adaptadas a un uso concreto.

Los tratamientos de desinfección con ozono varían según realicemos una actuación en seco o en húmedo, lo que supone una inyección de este gas natural en agua o en aire. Entre otros usos prácticos, se llevan a cabo acciones para la potabilización del agua o de mejorar su pureza a partir de aguas potables o residuales para su utilización o reutilización en procesos industriales o profesionales de toda clase.

El agua ozonizada tiene múltiples aplicaciones más allá de su purificación, abarcando ámbitos tan diversos como el sector agrícola (riego y limpieza de la cosecha), el mantenimiento de aguas almacenadas en depósitos, el llenado de fuentes, estanques o acuarios o, por ejemplo, su utilización en los diferentes procesos de la industria alimentaria.

En el sector profesional resulta de gran ayuda para la limpieza de alimentos en una cocina o para el lavado de vajilla, ropa o cualquier superficie como suelos, paredes, encimeras o muebles.

La ozonización del aire también se utiliza frecuentemente para la desinfección y desodorización ambientales, con usos tan distintos como la extracción de humos y en la cocina de un restaurante, la desodorización y desinfección en cuartos de baño o la conservación alimentaria en frigoríficos o en almacenes. Igualmente se utiliza para mejorar la calidad ambiental en la sala de un restaurante, para la higiene en el interior de un coche o de las habitaciones de los hoteles.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *