Tratamientos de Aguas Residuales con Ozono

Ozono en el agua

El ozono disuelto en agua nos proporciona una valiosa herramienta para muy distintos usos en el ámbito industrial y profesional. Si por un lado realiza una profunda desinfección y desodorización de las superficies con las que entra en contacto, por otro mejora la calidad y las características organolépticas del agua.

Su enorme poder oxidante lleva a cabo una actuación tan eficaz como instantánea e inocua sobre la materia orgánica e inorgánica para su destrucción con fines diversos según las necesidades concretas que tengamos.

La acción germicida consigue eliminar bacterias, virus, hongos y mohos tan sólo con la inyección del ozono en el agua, bien sea para depurarla como para su uso en la higienización de superficies de todo tipo.

Los resultados son definitivos en la erradicación de focos de enfermedades como la Legionella, pues la ozonización tiene la ventaja de evitar posibles resistencias gracias a la destrucción de las bacterias, si bien las aplicaciones han de ser regulares para prolongar los resultados.

Además de lograrse una mejora en la calidad del agua potable, el ozono permite una desinfección completa de las aguas residuales para cualquier fin, como el riego agrícola, de jardines, la reintegración a la naturaleza mediante vertidos o, por ejemplo, para su reutilización en diferentes ámbitos.

El lavado de alimentos con agua ozonizada procura una mejor y más prolongada conservación en estado óptimo y su desinfección para una mayor seguridad higiénico sanitaria, tremendamente útil en el ámbito del sector Horeca.

Por otro lado, la ozonización de aguas utilizadas en piscinas, en las duchas del gimnasio o balnearios evita el uso de químicos para su mantenimiento, logrando unos resultados magníficos en todos lo sentidos, incluida una segura protección frente a patologías e inocuidad para el usuario.

Las empresas de limpieza también tienen en el agua ozonizada una increíble herramienta para lograr una higiene y desodorización sin competencia en todo tipo de superficies, sin necesidad de utilizar limpiadores químicos, y lo mismo cabe decir de otros sectores como el de las lavanderías industriales o en los más variados procesos de la industria alimentaria.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *