Ozono en la limpieza de aire acondicionado

Ozono para la limpieza de conductos del aire acondicionado

El tratamiento del aire con ozono representa una gran solución para la desinfección en ambientes interiores muy distintos. En concreto, su actuación para la higiene total de los conductos del aire acondicionado o del climatizador es muy eficaz en el coche, en vehículos de transporte público, en camiones, en los hoteles, en el hogar, en salas blancas industriales, en  obradores, en establecimientos públicos y en toda clase de lugares que lo precisen.

Los generadores de ozono diseñados para este uso son aplicados de forma profesional para una limpieza de choque que garantice el buen funcionamiento de los sistemas climatizadores.

La aplicación de esta medida de higiene fundamental, sin embargo, no siempre se realiza, con el consiguiente riesgo de insalubridad que ello supone. Sin embargo, hacerlo es fácil y económico, no precisando más que nos cuantos minutos para obtener la mayor eficacia.

Recordemos que el ozono es gas natural de gran poder oxidante que desodoriza y desinfecta gracias a la eliminación de bacterias, mohos y, en general, de todo tipo de partículas orgánicas e inorgánicas que perjudiciales para nuestra salud y/o la calidad de alimentos o mercancías de cualquier clase.

En el caso de los conductos del aire acondicionado, el ozono se nos presenta como una solución definitiva para atacar problemas de calidad ambiental en industrias, hogares, establecimientos comerciales, públicos o en oficinas. No en vano, el ozono permite combatir con gran eficacia los conocidos problemas de los edificios enfermos, tanto se trate de un entorno doméstico como laboral.

La aplicación se ejecuta a través de inyección o canalización del ozono en los conductos del aire acondicionado cada cierto tiempo. De forma regular, por otra parte, podemos garantizar la limpieza ambiental y de superficies a través de otros ozonizadores de aire o mixtos, así como de purificadores de aire que integran varias tecnologías, entre ellas el ozono, filtros, rayos ultravioleta o ionizadores.

El resultado será una agradable sensación de bienestar que aumentará la productividad de los trabajadores en el entorno laboral, así como el confort de los usuarios, huéspedes, clientes o, por supuesto, también de las familias en sus casas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *