Ozono en Lavanderías industriales

Ozono en Lavanderías industriales

Las lavanderías industriales encuentran en el ozono un gran aliado en un sinfín de frentes, pues en estos establecimientos sus sistemas pueden maximizar los beneficios económicos y mantener los estándares de calidad o incluso mejorarlos para ofrecer el mejor de los servicios.

Los gastos de una lavandería industrial son importantes en maquinaria, agua caliente, detergentes y electricidad, justo en aquellos aspectos en los que el ozono resulta de inestimable ayuda.

La instalación de generadores de ozono que nos proporcionen agua ozonizada para el lavado es una pequeña inversión que pronto rentabilizaremos y cuyos beneficios veremos desde el primer momento.

El agua tomada de la red se mezcla con este gas natural mediante equipos que tratan el agua para tenerla lista cada vez que el sistema de lavado demanda agua. Un sistema que mantiene las concentraciones de ozono adecuadas siempre a punto, en condiciones óptimas para actuar con todo su poder oxidante.

Por un lado obtendremos una colada perfecta con la simple presencia de ozono en el agua, capaz de oxidar contaminantes y suciedades como grasas, manchas de todo tipo, bacterias, etc.

Del mismo modo, las máquinas estarán más cuidadas merced al efecto protector que el ozono ejerce sobre toda superficie con la que entra en contacto, eliminando todo tipo de partículas o incrustaciones de cal y otros compuestos destructores.

Un ahorro importante lo obtendremos por la menor necesidad de agua caliente y de ciclos más largos para conseguir una limpieza profunda. A diferencia del agua convencional, el agua ozonizada permite unos resultados perfectos en los tejidos con agua tibia o incluso fría.

La capacidad de acabar con olores de todo tipo es otra de las grandes ventajas del lavado con agua ozonizada. Ropa de cama, de baño, monos de trabajo, ropa de bebés sucia, con restos de comida o cualquier otra sustancia química como el aceite, quedan desodorizados tras un simple lavado.

Igualmente, necesitaremos menos detergente y suavizantes que habitualmente, ya que el ozono tiene el doble efecto de cuidar los tejidos (colores más vivos, blancos más luminosos, ropa más suave y esponjosa, etc.) de forma natural, sin añadir olores artificiales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *