Ionizadores vs Ozonizadores

Generadores de ozono en ambientes interiores

Las farmacias son establecimientos sanitarios sujetos a una normativa estricta en higiene en ambiente interior atmosférico como de superficies, que pueden beneficiarse del ozono para este cometido.

Sin duda, su desinfección es importante para mantener un espacio saludable, donde los riesgos de contraer enfermedades (a través del aire o por el contacto) y las condiciones de almacenamiento estén bien controlados, sin olvidar su dispensación.

De este modo, estos riesgos se reducen tremendamente para clientes y trabajadores de la farmacia, donde se precisa de una limpieza y desinfección de sus áreas que resulte lo más eficaz posible, sin ser nocivo para la salud ni para el almacenamiento de medicamentos y productos farmacéuticos en general.

La tecnología de la desinfección con ozono nos proporciona una herramienta de gran versatilidad para limpieza en seco o en húmedo de superficies de todo tipo, así como para la esterilización del ambiente de forma inocua, sin efectos perjudiciales de ningún tipo para las personas ni en medio ambiente.

El agua ozonizada, por ejemplo, resulta idónea para la limpieza de suelos, estanterías, incluso paredes, puertas, pomos, sillas, pesos, mostradores y todo tipo de superficies lavables. Igualmente, el purificador de aire que utiliza el ozono entre otras tecnologías, mantiene la atmósfera desinfectada, libre de patógenos y de toda clase de olores, elementos orgánicos e inorgánicos que puedan ser nocivos.

Por su parte, las áreas de almacenaje pueden aprovechar las propiedades esterilizadoras de atmósferas del ozono para garantizar un ambiente interior higienizado al máximo, que posibilite una conservación óptima, sin problemas de contaminaciones cruzadas ni mezclas de olores.

La limpieza de la ropa del personal, así como las herramientas y material utilizados en los laboratorios farmacéuticos incorporados en la misma farmacia también se beneficia de la tecnología del ozono en sus diferentes variantes.

No en vano, el gran poder germicida de este gas natural constituye un gran aliado en cualquier uso relacionado con la limpieza del entorno farmacéutico. Su facilidad de uso es posible gracias a los procedimientos automatizados con los que están diseñados los distintos dispositivos, además permitiendo un uso cómodo con un bajo consumo eléctrico y un mantenimiento mínimos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *