Eliminar malos olores de cocinas de bares

El ozono para combatir el síndrome del edificio enfermo

Es relativamente fácil sufrir el sídrome del edificio enfermo en locales, oficinas, lugares de trabajo en general o establecimientos públicos como centros culturales, restaurantes o cafeterías, entre otros muchos.

Si al permanecer en estos espacios durante un cierto tiempo empezamos a padecer síntomas como fatiga, irritación ocular, problemas respiratorios, dolores de cabeza, garganta, etc. , probablemente estemos en un lugar que requiera de un profundo tratamiento ambiental y de superficies.

En estos casos, ante la imposibilidad de una mudanza que solvente problemas de infraestructura, la tecnología del ozono puede ayudar de forma decisiva.

Su probada eficacia contra contaminantes químicos de origen orgánico o inorgánico y contra la polución biológica (virus, bacterias, mohos, etc.) lo hace recomendable para la limpieza de mantenimiento y a su vez para la desinfección ambiental a través de una serie de técnicas como la ozonización del aire y del agua.

Así, puesto que una defiencie ventilación es el problema principal ocasionado por este síndrome propio de edificios construidos en su mayoría de forma defectuosa, debemos lograr una ventilación de forma inducida, que proporcione oxigenación e higiene de forma constante e inocua.

La eficacia del ozono responde a una serie de propiedades de este gas natural fácilmente aprovechables para este cometido y obtenidas mediante un mecanismo conocido como ozonólisis. Nos referimos, lógicamente, a su doble actuación germicida y desodorizante actúa a nivel profundo en superficies y ambientes de forma muy rápida.

Bastan unos minutos para actuar con gran eficacia mediante generadores de ozono y purificadores de aire que nos facilitan la tarea al máximo, gracias a procesos de funcionamiento automatizados que, además, no precisan de un consumo eléctrico alto.

Muy al contrario, la purificación ambiental (incluye la limpieza atmosférica constante y la limpieza de conductos y filtros de climatizadores) y también de superficies resulta factible con una pequeña inversión de dispositivos que no tardan en amortizarse, ya que ni siquiera precisan de un mantenimiento costoso.

Por contra, ganaremos en calidad ambiental, lo que repercutirá en la sensación de confort de clientes o de trabajadores. En el caso de afectar al personal de una empresa, los operarios mejorarán su ánimo y productividad al erradicar este síndrome con un uso inteligente del ozono. Por último, en lugares con alta concentración tecnológica, el ozono puede combinarse con ionizadores resultados muy satisfactorios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *