Uso de ozono en la cadena de producción de alimentos

Ozono en la industria alimentaria

El ozono permite atajar focos de enfermedades producidas por microorganismos patógenos en los puntos críticos de la industria alimentaria de la producción, transformación, almacenaje y distribución.

Su actuación comprende tanto con el tratamiento de los tejidos superficiales de los alimentos como de los utensilios y equipos que se utilizan durante sus procesos de elaboración, conservación y transporte.

La desinfección del producto en sí mismo, sin ir más lejos, reduce la carga microbiana en carnes (lavado de canales), pescado (glaseadoras) y vegetales (lavado envasado) de forma fundamental.

Aunque, en realidad, la desinfección con ozono debe abarcar también el almacenaje (cámaras frigoríficas en camiones o en instalaciones, así como naves almacenadoras) para prolongar su vida útil y su aspecto fresco lo máximo posible.

Gracias a la inocuidad del gas ozono se pueden hacer tratamientos en presencia de personas, y también merced a ésta se logra conservar el aroma y sabor natural de cada producto sin añadidos de ningún tipo.

Otras de las grandes ventajas del ozono en desinfección es, por lo tanto, su nulo riesgo toxicológico, así como la ausencia de residuos químicos. Por lo tanto, desaparecen los plazos de seguridad, ya que no existen riesgos de aplicación gracias al automatismo con el que funcionan los generadores de ozono de que se trate en cada ocasión.

El ozono, en suma, nos proporciona un sistema de desinfección que abarca todo el proceso alimentario, desde el mismo cultivo incluso mediante el riego con agua ozonizada hasta su misma distribución a nivel mayorista o minorista. En función de las distintas necesidades de cada eslabón de la cadena (cultivo, cosecha, procesado, almacenaje, transporte, etc.) se precisarán de unos u otros equipos generadores de ozono para garantizar la máxima frescura e higiene alimentaria.

La elección del equipo idóneo puede requerir el diseño a medida del mismo en algunos casos, que nos señalarán asesores expertos como son los distribuidores y fabricantes. Sea como fuere, siempre será una inversión rentable que nos ayudará a ofrecer un producto de calidad tanto por aspecto, sabor, aroma y frescura como por sus perfectas condiciones higiénico sanitarias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *