Importancia del ozono en los planes APPCC

Ozono en la conservación del pescado fresco

En la difícil tarea de conservar el pescado fresco, quizás el producto alimentario más fresco por antonomasia, no valen medias soluciones ni resultados pobres, pues estamos jugándonos una calidad sanitaria de la que depende la salud del consumidor.

Por lo tanto, tanto si el pescado acaba de ser pescado en alta mar como si está siendo transportado hasta una pescadería o si es ésta la que ha de conservarlo, la tecnología del ozono se revela como una solución perfecta.

Si tenemos en cuenta que la desinfección con ozono es el único sistema autorizado por la Directiva Europea de Biocidas y por otros organismos internacionales, entenderemos más fácilmente el por qué de su conveniencia en su conservación.

En concreto, esta nueva tecnología utiliza hielo para conservar alimentos perecederos como la pesca, algo que se ha hecho de forma tradicional, pero con un añadido que no es otro que el ozono, cuyo poder desinfectante potencia el efecto del hielo aplicado en escamas.

Aunque en realidad el hielo no es exactamente como antaño, sino un hielo al que también se le han añadido sales para que las temperaturas desciendan por debajo de los cero grados y resulten más efectivas. Es el llamado hielo líquido que, como hemos apuntado, potencia tremendamente su actuación mediante un agente antiséptico y germicida como es el ozono.

El resultado es el aumento de la durabilidad del pescado y, por ende, también de su potencial rendimiento gracias a su conservación con hielo líquido ozonizado.

En suma, se alarga la vida útil del pescado mediante el efecto oxidante y esterilizador que efectúa el generador de ozono sobre la superficie del producto, prolongándose la frescura de forma significativa. Al tiempo, se logra un entorno microbiológicamente controlado, lo que redunda en una mejora de las condiciones higiénico sanitarias tanto del local donde se almacene o se exponga como de los mismos pescados en sí.

Análisis científicos de laboratorios independientes de probada solvencia han demostrado en numerosas ocasiones la eficacia del hielo líquido ozonizado con respecto a una conservación similar sin el ozono, con gran ventaja para el primero en durabilidad y desinfección.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *