Cómo funcionan los ozonizadores

Eliminación de olores en el hogar

Eliminar los olores desagradables en el hogar es un auténtico reto en ocasiones, si bien la tecnología del ozono supone una gran ayuda que puede mejorar la calidad ambiental con una simultánea purificación y neutralización de olores.

Son numerosas las situaciones que se complican, sobre todo con la presencia de niños, bebés, ancianos, mascotas o en casas habitadas por familias numerosas, especialmente si los hogares están mal ventilados, se fuma, la limpieza es deficiente, inadecuada o se utilizan limpiadores químicos que resultan agresivos para la salud y para el olfato.

En cualquiera de estas circuntancias, y en particular si concurren varias de ellas, el hogar puede ver su ambiente enrarecido por olores a comida, a animales o a la misma actividad diaria. Y, de este modo, por mucho que limpiemos, no siempre se logra erradicar los olores y se impone tomar medidas eficaces, como la que nos brinda el ozono.

Con el uso de ozonizadores en el hogar no sólo evitamos los perjudiciales ambientadores químicos que enmascaran los olores, sino que también conseguimos salud para toda la familia gracias a la simultánea limpieza que lleva a cabo tanto el generador de ozono como el purificador de aire. A su vez, éste higieniza el aire acabando con elementos alergénicos, como ácaros, polvo, pelos de animales o polen.

Para eliminar los olores de superficies como mesas, sillas o tapicería en sofás, alfombras, ropa y todo tipo de tejidos, podemos utilizar bien el aire como el agua ozonizados, para una limpieza en seco o en húmedo de aquello que emane el olor que a eliminar.

Si tenemos un problema de pestilencias por humedades en el techo o en las paredes, el ozono inyectado en aire también resulta de gran ayuda a la hora de controlarlas, tanto las manchas como el insano olor generado.

Y, por supuesto, no podemos olvidar los ozonizadores de nevera para evitar la mezcla de olores y  una mejor conservación, así como el uso del agua ozonizada para la limpieza general del hogar (suelos, baños, azulejos, paredes, muebles…), de los alimentos, de la colada o, por ejemplo, de la vajilla.

El uso de ozonizadores de agua, aire o mixtos y de los purificadores de aire domésticos es igualmente sencillo, si bien éstos segundos suelen tener funciones algo más complejas para permitir una programación automatizada que se adapte a las necesidades de cada hogar. En todos los modelos, sin embargo, encontraremos las mismas características de fácil mantenimiento (mínimo o innecesario), bajo consumo energético y precios asequibles.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *