purificador multifuncional de coche

Purificadores de aire en el coche

A todos nos encanta el momento en el que compramos un coche, nos montamos en él y salimos del concesionario. En este momento todos pensamos dos cosas una es “que bonito es mi coche” y otra “como huele a nuevo”.

Pero todos tenemos la sensación de que ese “olor a nuevo” pronto se pasará, que pronto dejará de oler a tapicería limpia o a salpicadero sin polvo para pasar al olor a bocadillo de chorizo del niño que recogemos del colegio, olor a tabaco que fumas cada mañana para ir a trabajar o bien el olor característico que deja nuestra mascota cada vez que la subimos en el coche.

Claro está que limpiamos a fondo nuestro coche cada fin de semana, o cada dos y que tenemos el ambientador más potente del mercado pero no es suficiente. La limpieza nunca es tan profunda y el ambientador lo único que hace es mezclarse con los malos olores y conseguir así una mezcla mucho peor.

La solución está en los purificadores de aire para coche. Se trata de unos aparatos que van conectados al mechero del vehículo y que sin darnos cuenta van purificando nuestro aire y limpiándolo de las bacterias y los microorganismos que se van reproduciendo sin que nos demos cuenta.

La función de los purificadores de aire consiste en filtrar el aire con filtros hepa, carbón activo y producir iones negativos que precipitan el polvo, polen y demás partículas al suelo, previniendo alergias, malos olores, etc. Los iones eliminan las partículas peligrosas para la salud como por ejemplo el polen que flota en el ambiente, las partículas de humo que se concentran en el habitáculo del vehículo y que luego respiramos y también los microorganismos que producen el mal olor.

Podemos conseguir que la sensación placentera de estrenar un coche se alargue y que podamos disfrutar de nuestro vehículo sin malos olores y con un aire puro y limpio.

También hay que tener en cuenta que los purificadores de aire de coche emiten iones negativos que influyen en el bienestar y en las sensaciones de tranquilidad y paz, al igual que las que nos puede transmitir un paseo por la montaña o por la orilla del mar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *