esterilizador de chupetes y tetinas

Esterilizador de chupetes con UV

Los esterilizadores de chupetes o tetinas con rayos UV y ozono son dispositivos capaces de higienizar de forma inocua, con una eficacia óptima en tan sólo 6 minutos de actuación.

La rapidez de estos dispostivos, sin embargo, no sólo se refiere al tiempo de actuación, sino también a la simplicidad de su funcionamiento, que en el caso de los esterilizadores resulta inmediato, pues no precisa de preparación alguna.

Así, frente a otros métodos más complejos de esterilización, como los basados en soluciones químicas o en calentamientos en ebullición durante media hora, el esterilizador es una opción realmente mucho más rápida tanto en estar listo para su uso como a la hora de actuar.

No precisar mantenimiento durante su larga vida, que es de alrededor de 8.000 horas, también nos permite ganar tiempo, y lo mismo ocurre con su eficacia, que se mantiene al máximo nivel a lo largo de toda su vida útil, garantizándonos resultados perfectos en todo momento.

El diseño compacto y las reducidas dimensiones del equipo también hacen de él un elemento fácilmente trasladable de una habitación a otra o incluso portable en viajes o en salidas, si bien existe un modelo portátil más específico para este uso.

Sea como fuere, es decir, utilicemos tanto el modelo portátil como el doméstico, le daremos un uso intensivo de forma fácil, pues el esterilizador de chupetes y tetinas siempre estará cerca para conseguir unos espectaculares resultados en higiene en un tiempo récord que todavía se acorta más gracias a su facilidad de uso y de portabilidad.

Una vez utilizado el esterilizador, la suciedad y, en fin, los gérmenes, bacterias y virus habrán desaparecido de la superficie del chupete o de la tetina introducida en él, dejando el aparato listo para un uso inmediato, sin necesitar una limpieza. La misma fuerza higienizante del ozono y de los rayos ultravioleta bastan para que el interior del aparato quede impoluto, ya que su actuación no sólo se centra en el objeto en sí, sino que también abarca el habitáculo en el que éste se encuentra. Por lo tanto, de nuevo ahorramos tiempo y esfuerzo al evitarnos una limpieza posterior del aparato.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *