Ozono para la higiene

El ozono cada vez es más utilizado para tratar diversas afecciones del organismo humano, gracias a la ozonoterapia, técnica que cuenta con importantes propiedades de tipo terapéutico resultando vitales su aplicación en diversas enfermedades como pueden ser una insuficiencia de tipo circulatorio, en distintos tipos de diabetes, en úlceras en los miembros inferiores del cuerpo, en el tratamiento de varices, o en el campo de la cardiología entre otras.

Los efectos biológicos que produce el ozono en nuestro organismo son variados y van desde una oxigenación extra que consigue aumentar la capacidad de nuestra sangre, para transportar y absorber una mayor cantidad del oxígeno que circula por todo el cuerpo, hasta mejorar las funciones celulares y las enzimas que participan en la metabolización, aprovechando mejor los azúcares, que por otra parte son la mayor importante fuente de energía de las células.

También se consigue una mayor revitalización relacionada con lo comentado anteriormente, que ayuda a promover una recuperación funcional en todos aquellos pacientes que se encuentren aquejados de enfermedades degenerativas de distinta índole. Además el uso del ozono en el organismo es el medio más conocido a la hora de estimular las enzimas celulares antioxidantes, eliminadoras de los radicales libres y de otros oxidantes que pueden resultar peligrosos para el organismo humano, ya que las enzimas resultan más eficientes que cualquier otra sustancia o vitamina recomendada para este fin, consiguiendo retardar los procesos del envejecimiento celular.

El ozono consigue estimular, según la forma de aplicación y la dosis que sea administrada, las defensas inmunológicas de nuestro organismo, ya sean celulares o en pacientes que tengan inmunodepresión o que padezcan de enfermedades autoinmunes.

En aplicaciones locales, el ozono también es un excelente antiinflamatorio y analgésico que neutraliza los mediadores neuroquímicos causantes de la sensación de dolor y elimina de igual manera los mediadores infamatorios como pueden ser las quininas o las histaminas, entre otros. De igual manera es un excelente germicida que consigue inactivar y eliminar cualquier tipo de microorganismo patógeno como pueden ser hongos, virus o bacterias, ya que actúan directamente sobre el ADN de todos ellos, evitando que se puedan volver a reproducir.

Más información aquí.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *