Cómo funciona un ionizador de aire

Ionizadores en el hogar

El interior de las casas es un espacio cerrado en el que pasamos mucho de nuestro tiempo, y precisamente por ello necesitamos que su atmósfera sea saludable. Sin embargo, la calidad del aire doméstico está comprometido por múltiple motivos que lo contaminan, rompiendo su natural equilibrio.

Así, los ambientes degradados sufren una sobrecarga de iones positivos producidos por las partículas contaminentes, como el humo de tabaco, un mal aire acondicionado, ácaros, la presencia de tóxicos en el hogar o de aparatos electrónicos.

Estas circunstancias patógenas o perjudiciales pueden solucionarse fácilmente, tan sólo conectando un ionizador doméstico que inyectará iones negativos en el aire, equilibando la atmósfera interna de ese espacio.

Su uso nos proporciona una calidad ambiental que se traduce en calidad de vida, siendo muy beneficioso para toda persona que tengan problemas de sensibilidad a los alérgenos o en entornos donde sean fáciles los contagios o se puedan contraer enfermedades. Aunque, en general, además de prevenir enfermedades propiciadas por bacterias, virus o mohos, la sensación de confort la percibe todo aquel que se encuentre en la habitación, incluidas nuestras mascotas.

En el caso de habitaciones con numerosos aparatos electrónicos, el ionizador también es muy útil, pues neutraliza una elevada carga electrostática y nos evita molestos síntomas como dolores de cabeza, sensación de ahogo, letargo, estrés, nerviosismo y hasta depresiones.

¿Pero, cuántos ionizadores domésticos necesitamos? Lógicamente, uno por cada estancia que queramos purificar. Sobre todo, hemos de tener claro que no existe la posibilidad de sufrir una sobredosis de iones negativos. Es más, los ionizadores deomésticos de calidad están diseñados para un uso  continuo.

El gasto energético también es mínimo, pero siempre es importante elegir el dispositivo con la potencia adecuada al espacio que queramos cubrir.

Otra de las cuestiones por las que no debe preocuparse es el manteminiento, ya que es mínimo, puede hacerse fácilmente en casa, no necesita recambios y los dispositivos están diseñados para tener una larga vida con un eficacia perfecta, como la del primer día.

Los modelos medios diseñados para el hogar suelen tener suficiente potencia para hacer frente a situaciones especiales o normales, por ejemplo una fiesta o cualquier otra circunstancia en la que se produzca una polución extraordinaria.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *