Ventajas de la desinfección con generadores de ozono

Son numerosas e importantes las ventajas que supone el uso de generadores de ozono para desinfectar ambientes o superficies en nuestro hogar. A continuación, citamos las principales, si bien hay muchas otras que hacen del uso del ozono una apuesta segura en limpieza profunda y segura.

Multifuncionalidad: los generadores de ozono son equipos de gran versatilidad, pues los mismos usos del ozono lo son. Por lo tanto, adquirir un generador de ozono es asegurarse la desinfección en el hogar tanto atmosférica como en un largo etcétera de lugares, objetos o atmósferas, con fines que pueden ser distintos y muy prácticos (no es lo mismo ozonizar una despensa que un armario o que un cuarto de baño o salón) . Lógicamente, las funcionalidades aumentan en los equipos mixtos, de aire y agua, pero antes de elegir éstos o los de uso exclusivo de aire o agua, lo mejor es dejarse orientar por expertos, como los fabricantes o los mismos distribuidores. 

Seguridad y tranquilidad: tanto la tecnología ambiental como la del ozono disuelto en agua consigue una desinfección definitiva, que acaba con virus, bacterias y demás gérmenes de forma definitiva, por lo que tampoco permite su desarrollo. Esta seguridad en cuanto a su eficacia se une a la inocuidad para nosotros y el medio ambiente, por lo que la seguridad es absoluta.

Comodidad y ahorro: los ozonizadores domésticos están diseñados para un uso sencillo, tanto en relación a su tamaño (fácilmente portátiles, murales o de un tamaño pequeño o mediano, perfectos sobre una estantería o mesa), y al mismo tiempo su consumo de energía es mínimo, su vida útil larga y tampoco precisa ni mantenimiento ni recambios.

Eficiencia: Su actuación es rápida, su poder de actuación más de tres mil veces superior al del cloro o lejías y a la vez resulta inocuo para nuestra salud y el entorno, por lo que su eficiencia no puede ser mayor.

Cero residuos y sin olores: La desinfección que logra el ozono en atmósferas o mediante el agua, incluso en el agua misma, que también se ozoniza para consumo humano, no deja residuos de ningún tipo. Prueba de ello es que acaba con los olores asociados a los compuestos dañinos que elimina, dejando un olor a limpio en ambientes y dejando un agua insabora, inolora e insípida, es decir, perfecta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *