Generadores de ozono para el lavado de frutas

Ozonizadores de agua domésticos

Cuando el agua llega a perder su potabilidad para poder ser consumida a diario o incluso para ser usada en otro tipo de actividades tanto de tipo doméstico como industrial o agrícolas, se puede hablar de aguas contaminadas y en este caso será necesario recurrir a distintas técnicas para intentar conseguir que vuelva a potabilizarse. Una de las técnicas más efectivas es tratarla con ozono, gas que tiene un gran poder desinfectante a la vez que descontaminante, convirtiéndola en un líquido mucho más sano para el consumo de los hombres.

Son ya muchos y muy variados los estudios que han podido demostrar que este gas conocido como ozono es la mejor alternativa para purificar el agua, llegando incluso a sustituir al cloro que era el desinfectante por excelencia del agua y es que el ozono cuando ya ha cumplido la función de purificar y descontaminar el agua, algo que lleva a cabo en muy pocos segundos, vuelve a convertirse en oxígeno sin dejar ningún tipo de residuo dentro del agua.

La utilización de un ozonizador de agua, logra reducir la turbidez de ésta ya que favorece la coagulación que normalmente no se tiene de la materia coloidal. También logra eliminar cualquier olor desagradable y consigue oxidar la materia orgánica proveniente de las toxinas y de los deshechos, reduciéndose la acumulación de éstas.

Además destruya cualquier tipo de microorganismo que puede ir desde los virus, hasta los hongos y bacterias con lo que se consigue evitar cualquier tipo de enfermedad que éstos pudieran llegar a producir en el organismo de las personas.

De igual manera el agua ozonizada puede ser utilizada dentro del hogar para el aseo personal. Utilizándose en la ducha conseguirá que nuestra piel luzca más suave y tersa y si la utilizamos como enjuague bucal logrará que las bacterias que pudieran llegar a alojarse en nuestra boca sean eliminadas de una manera más rápida y efectiva.

El agua ozonizada en la cocina tiene múltiples usos resultando ideal para el lavado de los alimentos y para la desinfección de superficies y utensilios que se utilizan en esta zona de la casa y que por la utilización para la que han sido destinados, suelen ser una gran fuente de contaminantes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *