Ozono en alimentos perecederos

Generadores de ozono en la conservación de alimentos

El ozono es una variedad del oxígeno que es mundialmente conocido por su presencia dentro de nuestra estratosfera donde se forma gracias a la acción del sol y sus rayos ultravioletas.

Pero a nivel más doméstico este gas es conocido debido a su acción germicida, desinfectante y desodorizante que actúa frente a distintos tipos de microorganismos.

En cuestión de alimentación son muchas las partículas y sustancias que se pueden encontrar en ellos como bacterias o virus que provocan una descomposición acelerada de los mismos y una aparición de olores bastante desagradables.

Así sucede sobre todo en el caso de las frutas, de las verduras, de los mariscos, de los pescados y de la carne. Cuando el ozono actúa sobre este tipo de productos además de reducir el ataque de los microbios, logra neutralizar los olores que se llegan a producir como consecuencia de la existencia de ellos en los alimentos.

La utilización de los equipos generadores de ozono se consigue erradicar de una manera completamente efectiva  y casi en un 100% la presencia de diferentes hongos, bacterias, esporas y virus que pueden resultar resistentes a cualquier otra técnica utilizada para eliminarlos, puesto que existen diversas partículas que aunque pueda parecer que se han conseguido destruir con otros tratamientos, vuelven a aparecer más tarde incluso con mayor fuerza, algo que no sucede con el ozono, ya que este gas actúa directamente sobre la raíz de los microorganismos eliminándolos efectivamente y evitando que puedan volver a aparecer.

Un ambiente ozonizado reduce y elimina notablemente la presencia de estos microorganismos en cualquier tipo de alimento garantizando por tanto un consumo saludable de éstos y evitando la propagación de diversas enfermedades en el ser humano que vienen causadas por diversas intoxicaciones y que en ocasiones pueden resultar muy graves en el organismo de las personas que los consumen.

Ya sea en el ámbito del procesamiento de los alimentos, como en la conservación de éstos y por supuesto a la hora de su consumo, el ozono nos garantiza la ingesta de una comida libre de cualquier tipo de sustancia perjudicial. Además su utilización no genera ningún tipo de residuo una vez ha completado su función, ni para las personas ni para el medio ambiente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *