Aceite Ozonizado Serenium

Tratar el acné con ozono

Mediante las diferentes aplicaciones del ozono, es posible obtener, entre otras cosas, unos excelentes resultados frente a una de las patologías que más preocupan, sobre todo a los jóvenes, y que por otra parte es tan común como es el acné.

Este problema se trata de una inflamación de la piel como consecuencia de un exceso de grasa que se produce en las glándulas de ésta, algo que puede traducirse en infecciones, inflamaciones e incluso en cicatrices más o menos permanentes.

Aunque este trastorno suele afectar con una mayor frecuencia a los adolescentes, también es cierto que puede aparecer en cualquier edad como consecuencia de los cambios hormonales que se van produciendo en el cuerpo con el paso de los años, o por cualquier tipo de factores que pueda incrementar la posibilidad de padecer de acné como puede ser la exposición a unas condiciones climáticas extremas, a padecer de piel grasa, al estrés, al uso de ciertos medicamentos como testosterona, anabolizantes, cortisona o estrógenos, a trastornos endocrinos o incluso a la utilización de algún tipo de cosméticos.

El ozono ha resultado un tratamiento muy efectivo para el tratamiento del acné ya que actúa sobre la piel para favorecer su oxigenación así como para limpiarla y desintoxicarla a través de cada una de sus propiedades antisépticas y bactericidas, que normalizan las funciones de la piel biológicas, devolviéndola toda la vitalidad y eliminando el aspecto cansado en todas aquellas pieles que tienen falta de oxígeno.

Mediante diversas limpiezas faciales realizadas con ozono se ha conseguido un tratamiento efectivo y muy seguro para la salud frente al acné, evitando además la aparición de arrugas prematuras en la piel o de las inflamaciones causadas por este tipo de trastorno gracias a que se consigue recuperar la oxigenación correcta de ésta.

Como consecuencia, son cada día más los centros especializados en este tipo de problemas que recurren a la utilización del ozono para tratar el acné, aunque también es posible realizarse pequeños tratamientos desde el propio hogar para solucionar este problema, gracias a los aparatos de ozono que se encuentran a la venta para el público, en cualquier establecimiento especializado en ello.

En resumen, el ozono resulta ideal para mejorar nuestra piel ya que mejora la circulación sanguínea de ésta, así como la oxigenación y estimula una producción extra de vitamina D, consiguiendo con todo ello, dar una mayor firmeza a nuestra piel.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *