Generadores de ozono y su aplicación en la sanidad

La mayoría de las enfermedades infecciosas suelen producirse por contagios. En las clínicas y en los hospitales es sabido que aumentan considerablemente las posibilidades de contraerlas, lo que ha dado lugar a que se vayan desarrollando técnicas más especializada en lograr una esterilización perfecta del ambiente que se respira en estos espacios para eliminar este riesgo.

Cuando hablamos, tosemos o incluso cuando respiramos, de nuestras cavidades bucales y nasales salen continuamente bacterias que pueden quedarse adheridas en unas minúsculas gotas de agua o bien depositarse en cualquier tipo de superficie como puede ser el suelo, la piel de las personas, el mobiliario o incluso en los vendajes de los pacientes, por lo que el contagio puede producirse tanto por contacto como mediante la respiración. Incluso las bacterias pueden llegar a pasar al ambiente a través de las mismas heridas.

La propagación de estas bacterias resulta especialmente peligrosa en las salas de operaciones y en las salas de curas donde  ya se han comenzado a utilizar generadores de ozono que han dado resultados estupendos gracias a la producción de este gas procedente del oxígeno y que conlleva un mínimo gasto y una sencilla instalación.

El ozono consigue una completa destrucción de cualquier tipo de molécula que se encuentre en el ambiente con lo que se logra una desinfección perfecta de éste, a la vez que disminuye el riesgo del contagio de enfermedades.

Además un cañón de ozono logra eliminar completamente los olores típicos de estos lugares, consiguiendo lograr una ausencia total de éstos, resultando muy eficaces por ejemplo en las salas de espera, puesto que en estos sitios existe una gran acumulación de gente y el ambiente suele encontrarse muy cargado, evitándose de ésta manera el peligro de contagio, a la vez que se consigue un ambiente fresco y saludable dando una sensación de comodidad tanto a la persona enferma como a quien le acompaña.

La alta acción bactericida del ozono consigue destruir de una manera muy rápida en casi un 99% las bacterias que fluyen por estos lugares, además de resultar muy saludable para las personas que lo respiran y completamente inocuo para el medio ambiente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *