Limpieza de habitaciones de hotel con ozono

Eliminación de olores en habitaciones de hoteles

Un cañón de ozono es un equipo fabricado especialmente para los tratamientos de choque que tienen una gran capacidad de desinfección y de desodorización para todo tipo de espacios, por lo que resulta ideal para ser utilizados en lugares donde la afluencia de personas es continúa como por ejemplo los hoteles.

Los resultados que se obtienen con los cañones de ozono son excepcionales y además se pueden llevar a cabo en muy poco tiempo, eliminando eficazmente todo tipo de olores tanto de procedencia química como biológica ya que destruye virus, bacterias, hongos y cualquier tipo de compuesto orgánico al actuar directamente sobre el ADN de estos microorganismos con lo que se evita que se vuelvan a reproducir.

Debido a la gran afluencia de personas que día tras día visitan los hoteles, resulta bastante difícil conseguir mantener un ambiente agradable, sobre todo en las habitaciones de estos y donde cada día tienen que alojarse los huéspedes y que pueden llegar a convertirse a ser un foco de infecciones y alergias si no se tratan de una manera adecuada.

Con estos generadores de ozono se consigue una continua descontaminación de las habitaciones en todo tipo de tejidos como por ejemplo las colchas, las cortinas, las moquetas e incluso en los techos, mobiliario y paredes, ya que el ozono es una potente y natural herramienta que permite que se realicen estos tratamientos de choque en apenas cinco minutos, manteniendo la higiene natural del ambiente y de todo tipo de superficies, así como la eliminación de olores procedentes del tabaco, de la basura, de alcohol, de las comidas, etc., respetando tanto el medio ambiente como el organismo humano con lo que se evitan riesgos innecesarios que podrían ocasiones cuando se utilizan otros medios de limpieza.

Así mismo el sistema utilizado con los cañones de ozono es muy sencillo de aplicar y de utilizar y puede tener otros usos en los hoteles como por ejemplo su gran eficacia a la hora de desinfectar y mantener los aparatos de aire acondicionado de estos edificios, con lo que se evita el contagio de ciertas enfermedades que pueden llegar a provenir de ellos por su mala higiene, como por ejemplo la legionella.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *