Generadores de Ozono para eliminar olores en los vehículos

Desodorizar el interior de los vehículos con eficacia cuando llevamos a cabo su limpieza no siempre es sencillo. Precisamente por ello, los generadores de ozono de uso profesional, como el cañón de ozono portátil, son equipos de desinfección idóneos para eliminar los malos olores que desprenden las tapicerías o los mismos conductos del aire acondicionado del coche.

Utilizar la tecnogía del ozono a través de este dispositivo permite una limpieza tan profunda como sencilla de realizar, que utiliza el poder desinfectante y desodorizador del ozono para eliminar olores, bacterias y gérmenes presentes en el interior de las cabinas de camiones, taxis, autobuses, ambulancias, turismos particulares o en cualquier otro vehículo.

En cuestión de minutos desparecen los olores sin enmascararlos con ninguno otro, simplemente dejando un olor a limpio que junto con las habituales limpiezas de los centros de lavado de coches acaba marcando la diferencia en los resultados de la limpieza de vehículos profesional.

El ozono logran descomponer las partículas presentes en el ambiente o en los asientos, suelo y en cualquier parte del coche para destruirlas. Su actuación es tan rápida, precisa y eficaz como inofensiva para la salud de las personas, con la única salvedad de que el vehículo ha de permanecer vacío durante los escasos minutos de actuación.

El objetivo de su uso es lograr la satisfacción del cliente o del usuario, que observa cómo a la limpieza convencional que le deja el vehículo aparentemente limpio, se le suma la desodorización del mismo gracias a una desinfección que elimina la contaminación del coche.

El uso del cañón de ozono para la desodorización también obtiene inmejorables resultados utilizados en la eliminación de los olores producidos por los conductos del climatizador, así como en los coches que conservan ciertos olores químicos procedentes de sus componentes, una circunstancia habitual en los vehículos recién comprados.

En el día a día, los olores más habituales que el cañón elimina son los vómitos de los niños o de cualquier pasajero indispuesto o, por ejemplo, los restos de comida que pudieran quedar en tapicerías o en el suelo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *