Lavado de alimentos con ozono

Generadores de ozono para la limpieza de alimentos

Los generadores de ozono son una herramienta fundamental para conseguir una higiene alimentaria garantizada según los estándares más exigentes. Su tremendo poder germicida y su probada capacidad para conservar frescos los productos perecederos hacen de los ozonizadores nuestro gran aliado en el hogar, en la industria alimentaria o en el sector de la restauración.

Los ozonizadores permiten una limpieza alimentaria profunda, si bien el equipo empleado tendrá las características y diseño adecuado al uso que vayamos a darle. Las funcionalidades de los generadores de ozono utilizados para la limpieza de frutas y verduras en el proceso de fabricación o preparación de alimentos elaborados será muy distinto.

Aún así, en el mercado podemos encontrar ozonizadores multifuncionales, que pueden servir igual para desinfectar el agua para la limpieza de los alimentos como el agua de las piscinas o, pongamos por caso, distintas superficies. Destacamos por su aspecto práctico los generadores de ozono que ozonizan el agua en el punto de salida del mismo grifo, con distintos niveles de ozonización y con aplicación en el hogar, en clínicas, restaurantes, salones de belleza y, entre otros, en industrias que procesan alimentos frescos.

El ozono inyectado en el aire de las cámaras refrigeradoras o en los almacenes de alimentos también mejora su conservación y prolonga su frescura sin efectos secundarios. Por lo tanto, su poder germicida a través del ambiente también los limpia, si bien de otro modo que el agua, a la que también podemos añadir ozono.

La limpieza de alimentos perecederos con ozono, como carnes, pescados o vegetales elimina microorganismos y contaminantes químicos presentes en los alimentos, así como los plaguicidas o pesticidas que pudieran estar adheridos a la piel de los vegetales. Igualmente, evita infecciones que pueden llegar a ser graves, como la salmonella. Y también conseguimos prevenirlas con los esterilizadores de cuchillos o los utensilios utilizados para su manipulación y procesado lavados con agua ozonizada. Por lo tanto, el ozono constituye una fácil, rápida, económica, inocua y realmente efectiva de controlar la higiene de los alimentos, así como de prolongar su frescura y preservar su buen sabor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *