Purificadores de aire

Mejorar la calidad del aire en ambientes cerrados

Una ventilación deficiente, una limpieza inadecuada, materiales tóxicos, contaminantes biológicos… Son numerosos los factores que pueden afectar a la calidad del aire en ambientes cerrados. Mejorarla pasa por intentar controlarlos y por ayudarnos de las nuevas tecnologías que, como la del ozono, puedan aportarnos un aire de calidad en el hogar.

También afectan las actividades propias de las personas que estén en la estancia, debido a su trabajo o al uso de sustancias tóxicas como desinfectantes, lacas, abrillantadores o, por ejemplo, simplemente por fumar, sin olvidar la polución biológica, como virus, bacterias o alérgenos procedentes de insectos o, sin ir más lejos, de nuestras mismas mascotas (aves, gatos, perros, conejos, roedores…).

O, simplemente, pueden llegar del aire exterior al abrir ventanas e intentar ventilar para que entre un aire puro que, lamentablemente, no siempre lo es.

En general, podemos afirmar que en todos los ambientes siempre hay una mayor o menor presencia de contaminantes orgánicos o inorgánicos. ¿Cómo actuar al respecto? Además de limpiar a menudo y de ventilar la casa un mínimo de 10 minutos diarios, sería conveniente instalar purificadores de aire o también ionizadores, pues son una alternativa inteligente por su capacidad para reducir al mínimo las partículas nocivas del ambiente.

Por lo tanto, estos dispositivos consituyen una opción idónea en el entorno doméstico, con gran eficacia incluso en ambientes cerrados de difícil ventilación. No sólo filtran y purifican el aire para eliminar el peligro que representan muchas de sus partículas para nuestra salud. A su vez, acaban con los olores desagradables, dejando un ambiente limpio y fresco gracias a la combinación de tecnologías, como la del ozono, filtros Hepa y de carbón activo, iones y rayos ultravioleta.

Si utilizamos aire acondicionado en casa, tampoco debemos olvidar la revisión de los conductos para evitar la proliferación de poblaciones de ácaros, hongos y bacterias en su interior húmedo. También nos ayudará a controlarlos finalizar la limpieza de alfombras y moquetas con un buen secado, así como mantener una humedad relativa no demasiado alta para impedir su crecimiento excesivo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *