Limpieza de habitaciones de hotel con ozono

Eliminar olores en la habitación de un hotel

El ozono es una sustancia que se ha convertido en una herramienta imprescindible para desinfectar y eliminar los olores de lugares públicos que deben contar con una máxima higiene y limpieza como los hoteles, esos lugares donde pasamos parte de nuestras vacaciones y que todos queremos que cuenten con un ambiente limpio y acogedor.

Por esto y por sus múltiples beneficios, el ozono es cada día más utilizado para limpiar las habitaciones de los hoteles consiguiendo en escasos minutos una completa desinfección del ambiente, de las moquetas, cortinas, mobiliario y tejidos que se encuentran dentro de ella, a la vez que eliminar los distintos olores de basura, comida, tabaco, etc. que puedan existir dentro de la habitación. Por supuesto, el agua ozonizada también  consigue eliminar las bacterias, los hongos y los virus que se encuentran a nuestro alrededor de una manera rápida y efectiva.

Las ventajas del uso de ionizadores para limpiar y eliminar los olores de la habitación de un hotel son múltiples y variadas pero cabe destacar que el ozono es el mayor desinfectante natural que existe en la actualidad y que penetra incluso en rincones de difícil acceso. El sistema de ozonización es muy sencillo de aplicar y de mantener, pues apenas requiere cuidados y se adapta al sistema de limpieza tradicional perfectamente con tratamientos ambientales de desinfección del agua y del aire y una perfecta desodorización.

Además de una completa limpieza con agua y ozono para eliminar cualquier tipo de microorganismos presentes en las habitaciones de los hoteles y que pueden ser los causantes de coger cualquier tipo de infección o de enfermedades, pueden utilizarse generadores de ozono completamente automáticos que van trasmitiendo la cantidad de ozono necesaria por los conductos de climatización para conseguir crear un ambiente limpio de olores y perfectamente desodorizado en las habitaciones del hotel que cuenten con estos sistemas de climatización.  Una vez se ha esparcido el ozono, éste se pone en contacto  con las bacterias o virus responsables de los malos olores y de ambientes enrarecidos, oxidando estas partículas y por tanto destruyéndolas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *