Ozono para desinfectar alimentos. Cosemar Ozono

¿Cómo se controla la importación de alimentos?

Dentro de la Unión Europea, se permite la libre circulación de mercancías y alimentos. Pero, ¿qué ocurre cuando el alimento se importa de un país tercero? Una red de profesionales velan para que ese producto sea seguro y cumpla con los mismos requisitos sanitarios exigidos para un alimento comunitario. El control oficial de los alimentos de países terceros cuando traspasan fronteras es una pieza clave para garantizar la seguridad alimentaria del consumidor.

La creciente entrada de productos alimenticios procedentes de países más allá de las fronteras comunitarias requiere disponer de sistemas de vigilancia rápidos y eficaces que, de forma coordinada, prevengan situaciones críticas y posibiliten tomar las medidas necesarias.
Además, las crisis alimentarias sufridas en los últimos años ponen de manifiesto la necesidad de realizar una minuciosa vigilancia que asegure un riguroso control del tráfico internacional de alimentos.

La Sanidad Exterior es competencia exclusiva del Estado, es decir, todas las acciones en materia de vigilancia y control de los posibles riesgos para la salud derivados de la importación, exportación o tránsito de mercancías y del tráfico internacional de viajeros. El Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad se encarga de garantizar que los productos alimenticios destinados a consumo humano procedentes de terceros países son seguros y cumplen con todas y cada una de las disposiciones comunitarias y nacionales que les son de aplicación.

Una red de expertos velan para que los alimentos que se importan de terceros países a la UE sean seguros y cumplan los requisitos sanitarios exigidos

El programa de control se desarrolla a través de dos líneas principales, que incluyen el control oficial sobre los productos alimenticios procedentes de terceros países y el control de las instalaciones sanitarias fronterizas. Se garantiza que los productos alimenticios procedentes de terceros países cumplen tanto con la normativa nacional como comunitaria y, además, se evalúa la eficacia e idoneidad de los controles en los procesos de inspección y almacenamiento.

El listado de productos susceptibles de control incluye carne, vísceras y productos cárnicos destinados a consumo humano, peces y moluscos vivos y sus huevos para consumo humano inmediato o transformación complementaria, crustáceos vivos y sus productos derivados, leche y productos lácteos, huevos y ovoproductos, miel, jalea real, caracoles terrestres y otros productos de origen animal destinados directa o indirectamente al consumo humano. También se refieren a productos de origen no animal destinados a uso o consumo humano.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *