Cómo funcionan los ozonizadores

Claves para eliminar malos olores

Los olores indeseables son un problema que podemos atajar fácilmente con la aplicación de sencillos trucos que os contamos en este artículo.

Sin duda, nuestro hogar es uno de los lugares donde más suelen asaltarnos distintos tipos de hedores. Es algo que puede ocurrir hasta en los hogares más limpios por causas muy distintas: olores de origen desconocido, en el baño, procedentes de las tuberías, de la cocina, del humo de cigarro, de la caja de arena de nuestras mascotas…

Una primera medida es la limpieza para eliminar el foco del olor. Lo cierto es que darle a la bayeta o al mocho no es propiamente un truco o, como mucho, podría ser un truco de cajón. Aún así, no por obvio es menos importante, al igual que hacerlo con productos no tóxicos, descartando limpiadores químicos que perjudican nuestra salud.

En algunas ocasiones no es fácil atacar este origen. Esto algo que ocurre cuando nos encontramos con infraestructuras defectuosas o con averías que precisan obras o intervención de especialistas. En estos casos, mientras el problema se resuelve hemos de inventar modos prácticos de minimizar los olores.

Por increíble que parezca, hay maneras de limpiar para, a su vez, prevenir malos olores y desinfectar el ambiente o cualquier superficie sucia y/o maloliente de forma inocua para el organismo y el entorno.

¿Cómo quitar y prevenir malos olores al tiempo? Los ozonizadores son la respuesta. El poder desinfectante de este gas natural destruye también los compuestos orgánicos e inorgánicos que provocan los olores molestos, higienizando sin dejar residuos ni enmascarar los olores. De este modo, gracias a los generadores de ozono conseguimos una esterilización que previene su reaparición.

Otros consejos para eliminar malos olores son el uso de rocas volcánicas en forma de gravilla, la limpieza con bicarbonato de sodio o vinagre disuelto en agua (el olor del vinagre desaparecerá por evaporación), hervir agua con la cáscara de un limón o, por ejemplo, rociar una nube de agua a la que habremos añadido unas gotitas de agua de rosas o aceite esencial.

Estos últimos son trucos caseros que funcionan, pero su efectividad es más bien estética, sobre todo al lado de soluciones integrales como la que los brinda el ozono y la amplia gama de equipos de ozono que lo producen para uso doméstico, profesional e industrial.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *