Beneficios de los purificadores de aire en el control de la alergia al polen

El aire puro y limpio beneficia nuestra salud, no cabe duda. Ya sea en el lugar de trabajo o en el hogar, los purificadores de aire nos proporcionan un aire interior de calidad, libre de sustancias capaces de provocar reacciones alérgicas, como pólenes, esporas, mohos, pelos de mascotas, olores indeseables, virus, bacterias y otros compuestos volátiles perjudiciales para el organismo.

Así, los purificadores son beneficiosos para el bienestar de cualquier persona, pero resultan particularmente útiles para alérgicos a los ácaros del polvo, al pelo de las mascotas o al polen, sobre todo con la llegada de los molestos síntomas asociados a la primavera.

En relación con la alergia al polen, un purificador de aire elimina del aire sustancias nocivas. Sus filtros retienen la práctica totalidad del polvo y de las partículas de polen que pasan a través de ellos, devolviendo un aire fresco, purificado también con tecnologías del ozono, de luz ultravioleta e ionizadores.

Se alcanzan niveles de filtración altísimos gracias a la existencia de varios filtros, como el Hepa (high-efficiency particulate air filter) o filtro de aire para partículas de elevada eficacia y otros filtros como el de carbón activado o de titanio.

Está comprobado que el tabaco agrava las alergias primaverales, por lo que la acción del purificador en la eliminación del humo en el aire también reduce los típicos síntomas de lagrimeo, enrojecimiento ocular y dificultad respiratoria.

Otras ventajas añadidas son una fácil instalación, que no precisa obras ni salida al exterior y simplemente precisa de una toma de corriente, así como un fácil mantenimiento y un bajo consumo energético. Por lo tanto, la única inversión que requiere es la compra del aparato y el recambio de filtros tras varios meses de uso continuado para un perfecto tratamiento del aire.

Una orientación profesional al respecto nos asegurará la adquisición del modelo adecuado para nuestras necesidades, que pueden precisar desde los distintos purificadores de aire domésticos hasta los industriales: hay modelos para el hogar, la oficina o cualquier otro lugar cerrado, como la cocina o la sala de clientes de un restaurante, bar o cafetería, el hall o las habitaciones de un hotel.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *