Un afeitado higiénico con esterilizadores de cuchillas de afeitar

Los esterilizadores de cuchillas de afeitar suelen utilizarse también para esterilizar cepillos dentales, pues su uso es indistinto. En ambos casos, la acción germicida se realiza mediante luz ultravioleta, destruyendo los agentes patógenos y permitiendo tenerlas bien ordenadas y listas para el siguiente uso.

Podemos utilizar los distintos modelos de esterilizadores diseñados para este uso que existen en el mercado para guardar solamente cuchillas. Se trata de una opción interesante en algunos casos, por ejemplo si combinamos cuchillas corporales, faciales de distinta marca y uso, como las utilizadas por la mujer para la línea del bikini, para las piernas o para el resto del cuerpo, y otro tanto ocurre en el caso del hombre. También sería interesante para usuarios que hacen un uso simultáneo de cuchillas desechables y no desechables.

A diferencia de otros métodos de limpieza, la esterilización garantiza una desinfección segura y fácil con una eficacia certificada científicamente del 99,99%. Porque, como es de sobra conocido, pasar la cuchilla por agua no significa desinfectarla, y tampoco nos conviene utilizar métodos de limpieza químicos que puedan amenazar nuestra salud.

Además de que la maquinilla hay de utilizarla de forma personal para prevenir contagios a través de posibles cortes, esterilizarla nos asegura que su uso repetido no va a provocarnos ningún problema de salud por presencia de agentes patógenos.

Gracias al poder desinfectante de la luz ultravioleta, los dispositivos esterilizadores consiguen acabar con la vida microscópica que prolifera en toda superficie húmeda que ha estado en contacto con la piel, como virus, hongos y bacterias. Del mismo modo, la caja que las contiene constituye un entorno protector que impide que les afecte el aire contaminado del baño o de cualquier otro lugar donde las guardemos.

En cuanto a su uso, afortunadamente estos esterilizadores son de manejo fácil y su integración en la decoración del baño es perfecta. Y tanto si utilizamos el dispositivo de forma conjunta, es decir, si guardamos en él cepillos y cuchillas de afeitar, como de forma exclusiva, basta con colocarlos en el interior del esterilizador y cerrar la tapa. Este gesto es suficiente para que empiece a funcionar automáticamente durante unos pocos minutos, y al cabo de este tiempo se apagará, habiendo desinfectado toda la superficie de las cuchillas de afeitar o de depilar.

Sin duda, un método inmejorable que nos asegura que los sucesivos usos no vayan a ser un problema para nuestra salud. Es sencillo: al mismo tiempo que lo guardas lo  esterilizas de forma automática, y queda listo para que puedas usarlo enseguida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *